El fiscal pide cárcel para Ángel Varea por los contratos de Logroño Turismo con JazzGroup

El exconcejal, a la salida del juzgado, entonces en la calle Bretón, donde declaró en abril de 2012. :: fernando díaz/
El exconcejal, a la salida del juzgado, entonces en la calle Bretón, donde declaró en abril de 2012. :: fernando díaz

Al exedil se le acusa de prevaricación, malversación y tráfico de influencias, igual que a su entonces asesor, Erich Reiner

M.J.L.MARÍA JOSÉ LUMBRERAS LOGROÑO LOGROÑO.

El ex concejal Ángel Varea dijo ayer a este diario que permanece con «la tranquilidad que da la inocencia». Él entiende que no tiene culpa alguna respecto a los hechos que el fiscal le achaca y ve más bien una cuestión política detrás de todo esto. «Estamos en manos de la Justicia, para bien y para mal», argumentó el que fue concejal, miembro del Gobierno local que formaron PSOE y PR entre 2007 y 2011. Reconoció, en cualquier caso, que en estos asuntos «se sufre» y que desea que todo pase «cuanto antes mejor».

Su abogado, Miguel Gómez Ijalba, adelantó que en su escrito de calificación mantendrá la inocencia de sus representados, tanto Varea como Erich Reiner. Para él, de hecho, se trata de un procedimiento viciado de nulidad.

Y añadió que, en su opinión, «el caso nace de la persecución política del PP, cuando Varea y Reiner dejaron el Gobierno municipal, a través de una comisión de investigación en la que no se les escucha». Las conclusiones de aquella comisión se remitieron al fiscal, quien, para el abogado, tiene un interés político y presentó una denuncia haciéndose eco de las aquellas resoluciones de la comisión de investigación, señaló.

«La subida de 2.000 a 3.000 euros al mes a Jazz Group se ocultó a la asesoría jurídica»

«En cinco años de procedimiento, se han tomado siete declaraciones y han quedado diligencias, que se habían solicitado, sin practicar», contó el letrado, quien no tiene nada que objetar por ejemplo a un informe elaborado por la Guardia Civil que detalla los contratos de la fundación Logroño Turismo con hasta 40 empresas, dijo.

E insistió en que «no hay el más mínimo elemento incriminatorio».

Tanto tiempo después, dado que ya en 2012 y en 2013 se estaban haciendo indagaciones y tomando declaraciones, la Fiscalía ha establecido sus conclusiones y sus peticiones de pena. Así, entiende que al que fue concejal regionalista y teniente de alcalde entre 2007 y 2011, Ángel Varea, le deberían corresponder sanciones que suman 28 años de inhabilitación, cuatro años y medio de prisión y 24.000 euros de multa. Y ello porque entiende que se le pueden achacar delitos de prevaricación, malversación y tráfico de influencias. Al que fue su asesor en aquella etapa, Luis Erich Reiner, le señala los mismos delitos y parecidas penas, que, sumadas, serían dos años menos de inhabilitación y seis meses menos de cárcel. No son los únicos implicados en este caso. También se ve inmerso Alberto Alvaro Egaña, gerente de la mercantil Jazz Group, al que la Fiscalía le pide diez años de inhabilitación por un presunto delito de prevaricación y, por otro de malversación, treinta meses de prisión y ocho años más de inhabilitación.

«Con ocasión de haber tomado posesión los dos primeros de sus cargos en el Ayuntamiento de Logroño, decidieron beneficiar económicamente a la empresa Jazz Group», apunta el fiscal en su escrito.

¿Cómo se hizo? El relato de la Fiscalía incluye una relación de contratos que comienza con que, «durante 2008 ordenaron la confección de un contrato de gestión de servicios con dicha mercantil». A su entender, se acudió al procedimiento negociado y sin publicidad, pese a conocer su excepcionalidad y sin justificación alguna, por el que la entidad Logroño Turismo se comprometía a pagar 2.000 euros al mes más IVA por un periodo de 12 meses desde el 1 de enero, prorrogable por periodos anuales sucesivos.

Para contratar la prestación de los servicios, la fundación pidió presupuesto a tres empresas, al ser procedimiento negociado sin publicidad, si bien todas las firmas estaban relacionadas entre sí (dos de ellas con el mismo administrador único, el citado Alberto Alvaro Egaña, y la tercera a través de otra persona, a su vez apoderada, consejera y secretaria de Jazz Group). «Idéntica tónica se usó para contratar el folleto del vino y bodegas para Fitur...(...) Lo mismo pasó con la contratación del patrocinio Logroño Turismo con Rioja 2 (de la cual fue administrador solidario Alberto Álvaro Egaña)», refiere el escrito de Fiscalía.

Luego menciona otros casos tanto de contratos realizados por procedimiento negociado del estilo a los citados o con adjudicación directa, sin licitación previa (la relación figura junto a estas líneas), alguno incluso con la factura pagada antes de la adjudicación o con las tareas realizadas por una empresa pero pagadas a otra.

Indica el escrito de conclusiones que durante el año 2008 la empresa Jazz Group cobró de Logroño Turismo un total de 243.586 euros. Durante 2009 la cuantía alcanzó 257.059 euros. En 2010 la cifra fue de 131.069 euros y en 2011 fue de 28.320 euros. La empresa R&K Carácter Comunicación (luego Logrotipo Comunicación), que no había presentado facturas hasta 2009, facturó ese ejercicio a Logroño Turismo 255.096 euros. En 2010 la suma fue de 99.415 euros y en 2011 fue de 39.934 euros.

Menciona además la Fiscalía que el contrato de 2008 por el que Logroño Turismo pagaba 2.000 euros a JazzGroup al margen de cada proyecto adjudicado cambió en abril de 2010 «sin mediar negociación alguna ni oferta pública ni adjudicación», cuando la fundación ordenó el aumento de la prestación mensual en un 50 por ciento, por lo que se pasa a pagar 3.000 euros «ocultándolo a la asesoría jurídica. Este incremento no se documentó de ninguna manera. Ante la reticencia del gerente de la fundación, tanto por el señor Varea (...) como por el señor Reiner se le ordenó que el pago se hiciera en adelante en esa cuantía».

Las elecciones municipales se celebraron el 22 de mayo de 2011, refiere el documento. «Al percatarse de que no obtendrían el respaldo popular para seguir en sus cargos, el 29 de abril de 2011 se procedió a la destrucción de la casi totalidad de la documentación relativa a Logroño Turismo a través de una empresa de seguridad sin la presencia de funcionario ni técnico municipal que lo controlase. La fundación Logroño Turismo desapareció el 29 de diciembre de 2011», relata también el ministerio público.

Por fin, el fiscal entiende que Ángel Varea es responsable de tres delitos (prevaricación administrativa, malversación y tráfico de influencias), lo mismo que Erich Reiner, mientras que al administrador de Jazz Group le acusa de prevaricación y de malversación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos