Fiesta a los dos lados de Portillejo

Los pequeños disfrutaron entre pinceles, acuarelas y dibujos durante una de las actividades en el Parque de Los Enamorados. :: miguel herreros/
Los pequeños disfrutaron entre pinceles, acuarelas y dibujos durante una de las actividades en el Parque de Los Enamorados. :: miguel herreros

En el Parque de San Miguel hubo mercado y toricos, mientras que en la calle Eibar disfrutaron de la pintura y de una comida de hermandad Siete Infantes y Parque de Los Enamorados cerraron ayer sus fiestas vecinales

M. J. LUMBRERAS

logroño. Bien pudieron cerrar las fiestas de sus barrios los vecinos de Siete Infantes-Las Gaunas y del Parque de Los Enamorados pese a las amenazas de tormenta. Los primeros tuvieron que suspender el viernes buena parte de su programa a cuenta de los chaparrones, aunque mantuvieron la entrega de un galardón a Ana Tejada, joven futbolista vecina de la zona que acaba de ganar el Mundial sub 17. Los Pecos riojanos, que también estaban previstos para ese día, tuvieron el detalle de actuar el sábado. Estas fiestas han sido de estreno para la asociación Siete Infantes-Las Gaunas. Como Siete Infantes, la entidad tiene un par de décadas. La de Las Gaunas era mucho más joven. Pero han decidido unir sus caminos habida cuenta de que los problemas que les puedan aquejar son parecidos y de que la calle Chile, lejos de hacer de frontera entre ellos, es de lo más permeable y les une.

Así, ahora una única asociación vecinal se ocupa de esta amplia parte del sur la ciudad entre la vía y la circunvalación. Un espacio con varios parques a cual más usados con más problemas por la poda que por el número de metros cuadrados de zona verde. Ahora, para ganar la visibilidad que les permita crecer y hacer más cosas, están captando socios y del último boletín han editado ya 4.000 ejemplares. El programa, para estar con todo el mundo, contempló actos en la plaza de la Vendimia, en San Adrián y, ayer mismo, en el parque San Miguel.

Y si a un lado de la calle Portillejo estaban ayer corriendo toricos y pasándolo bien, al otro tampoco se aburrían porque la asociación de Parque de Los Enamorados también había hecho sus deberes festivos. Ellos comenzaron el desarrollo de su programa el sábado por la mañana, con lo que no tuvieron más que sol y buen tiempo hasta la sobremesa de la comida que habían organizado para ayer, con ensaladas, paella y tartita rica. Antes, habían estado pintando, con una fiesta de la espuma... esas cosas que se organizan y que se llenan cuando el barrio tiene un montón de chavalería, como es el caso.

El principal problema de esta zona de la ciudad sigue siendo y, todo apunta a que será por una temporada más bien larga, el soterramiento de la vía que llegaría a este entorno en una fase de la que se ha hablado lo suyo pero que todavía no parece inminente. Así que lo que quieren, en el menor tiempo posible, es que las calles Gonzalo de Berceo y Fuenmayor puedan comunicarse y se abra así una nueva calzada que permita entrar y salir del barrio porque, de momento, cuentan, solo hay un acceso a esta parte de la ciudad.

Y les preocupan también los pabellones vacíos -sólo uno queda aún con actividad- que forman parte de planes especiales de reforma interior (peris) que cumplieron su plazo de ejecución en 2016 sin que haya pasado nada con ellos. Ahí están, sin nada, con lo que tampoco es raro que de vez en cuando se sepa que se han roto cristales e incluso que ha habido un pequeño incendio. Pero ayer, junto a estas naves de la calle Eibar, en unos soportales, lo pasaron bien, que para eso fueron las fiestas del barrio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos