Un estudio insta a mejorar la señalización y reducir la velocidad en el nudo de acceso a La Estrella

Un estudio insta a mejorar la señalización y reducir la velocidad en el nudo de acceso a La Estrella

La consultora DH calcula que, si se optara por una pasarela, supondría una inversión de 1,2 a 1,8 millones de euros

MARÍA JOSÉ LUMBRERAS LOGROÑO.

De llevarse a cabo, la pasarela peatonal de La Estrella podría costar entre 1,2 y 1,8 millones de euros en función del sistema que se elija: arco superior, tablero colgado, atirantado o viga celosía. Todas estas fórmulas se han tenido en cuenta en el estudio de viabilidad de esta infraestructura encargado por el Consistorio a DH Ingeniería, la empresa que se ha ocupado de asuntos como el túnel y la rotonda entre Vara de Rey y Duques de Nájera.

La empresa concluye que «parece desmedido que dos pasos de peatones de unos siete metros se tengan que resolver mediante una pasarela de 60 metros», por lo que antes de afrontarla plantea aplicar medidas para mejorar la visibilidad de los pasos de peatones y para moderar la velocidad de los vehículos.

Los dos niveles de tráfico de La Estrella.
Los dos niveles de tráfico de La Estrella. / Miguel Herreros

De entrada, la firma de ingeniería pormenorizó en los tráficos que soporta el nudo de La Estrella y en el uso que se hace de los cuatro pasos de peatones del mismo. El cruce tiene más de un nivel con lo que el tráfico de la circunvalación queda por debajo y lo de arriba son usos urbanos, aunque, claro, con un hospital de referencia de por medio.

En lo que al tránsito peatonal se refiere, se concluye que los paseantes prefieren usar los pasos del lado oeste, los del lado del hospital.

Entre los problemas de los pasos de peatones, en lo que a accidentes se refiere, se aprecia escasa distancia de visibilidad para los vehículos que se acercan, aunque solo en uno de los pasos. Pero también se ve que la señalización e iluminación son correctas y que no hay defectos graves en el firme o drenaje.

Así, DH cree que los factores principales que han influido en los accidentes registrados en los pasos han sido la falta de percepción de su existencia por parte de los conductores y el exceso de velocidad. Las medidas para reducir la accidentabilidad podrían agruparse en tres tipos, que son las previstas para mejorar la visibilidad de los pasos de peatones, otras para moderar la velocidad de los vehículos y otras para evitar la interferencia de los tráficos peatonal y rodado.

Así, la ingeniería plantea la aplicación gradual, de forma que se pongan en marcha las siguientes medidas si se detecta que las primeras son insuficientes. De entrada, se aplicarían las de señalización, balizamiento y alumbrado, es decir, el refuerzo de señalización y disposición de bandas trasversales de alerta. El siguiente bloque de medidas sería de remodelación de tres de los cuatro pasos de peatones para ampliar las aceras a costa de la supresión de los arcenes, la construcción de un paso elevado y la instalación de 'pasos inteligentes', es decir, los que detectan la presencia de los peatones y alertan a los conductores con señales luminosas. La última fase sería la construcción de la pasarela si las medidas anteriores fallan.

En sus conclusiones, DH señala que «es evidente que la pasarela eliminaría por completo el problema de atropellos siempre que se anulasen los pasos actuales -se entiende que si se quedan se van a seguir usando-». Pero también apunta que «a la hora de decidir sobre la construcción de una pasarela en este nudo, ocurre muchas veces que, tras la implantación de la infraestructura, «ésta se abandona al poco tiempo al tratarse de recorridos más largos e incómodos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos