El PR+ se desmarca y pide «rectificar» la ordenanza de terrazas ante la inquietud hostelera

Rubén Antoñanzas.
/
Rubén Antoñanzas.

L. R. LOGROÑO.

El PR+ solicitó ayer al Ayuntamiento que «rectifique» la nueva ordenanza de terrazas y que «no someta al sector hostelero a una situación de inquietud innecesaria». Rubén Antoñanzas, concejal regionalista, se desmarcó ayer del resto de grupos municipales al posicionarse «en contra del borrador que goza del consenso del equipo de Gobierno y de la oposición, excepto del PR+» por diversos motivos de «fondo y forma».

Respecto a las cuestiones de fondo, el edil explicó que «la ordenanza, en general, trata la instalación de terrazas como si fuera un elemento que genera una grave distorsión para la convivencia entre el ocio, los tráficos y los vecinos». La nueva norma, argumentó, «plantea medidas absolutamente desproporcionadas o inaceptables para los hosteleros».

La ampliación del ancho de acera mínimo, a su juicio, «supondría la eliminación de la posibilidad de terrazas en muchas calles». Por otro lado, el incremento de la distancia para las estructuras fijas situadas fuera del ámbito de la fachada del bar «afectará a muchas construidas en los últimos años». Además, el nuevo cálculo para el espacio destinado a terrazas, en función de los metros del local y de su frente, unido al resto de restricciones, «supondrá la desaparición de terrazas o su reducción en una cuantía importante».

LA FRASE Rubén Antoñanzas Concejal del PR+ «Hay que corregir algunos aspectos, pero de ahí a lo planteado hay una gran diferencia»

Junto a estas cuestiones, Antoñanzas cree que «existen otros motivos de forma que nos hacen pensar que esta ordenanza se va a tener que modificar, ya que en algunos puntos está tan alejada de la realidad, que el Gobierno y los grupos que la apoyan lo saben». De esta manera, la norma plantea unas «medidas desproporcionadas, con la única intención de alarmar al sector para luego negociar con ellos»; es decir, el Ayuntamiento parte de una «propuesta inaceptable», para luego reducir las exigencias y «vendernos que han dialogado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos