Un desfile antes del desfile

Uno de los aparatos del «desfile», sobre La Redonda / Justo Rodriguez

Logroño disfruta de un aperitivo aéreo con las pruebas de una quincena de aparatos de todo tipo para el Desfile de las Fuerzas Armadas

LA RIOJALogroño

Un espectáculo antes del espectáculo. Logroño ha vuelto a pasar un mediodía mirando al cielo, y merecía la pena. Una quincena de aparatos del Ejército del Aire (y uno de la Guardia Civil) pasaban en formación sobre Vara de Rey.

Como un cortejo, cada uno con su posición. Primero, un CASA de los que utiliza la Patrulla Águila, el grupo acrobático del ejército del aire, estuvo más de media hora dando vueltas en diferentes sentidos, a diferentes alturas, probando esas acrobacias que han hecho famoso a este grupo especializado.

Las aeronaves se dejaron sentir en el centro de Logroño y los niños no las perdieron de vista. / Enrique Del Río

Pasaban pocos minutos de las doce. Luego, pasadas las 12.30, llegó el desfile: primero dos F-18 en formación, con las alas casi tocando (en una seguida pasada serían tres en formación), seguidos de un despliegue de aparatos: un Eurofighter, un Harrier, un Airbus C-400 de carga, el más clásico Hércules, los Airbus y Falcon que usa el ejército para el transporte de personalidades, un hidroavión de lucha contra los incendios forestales...

Justo Rodriguez

Y también helicópteros, entre los cuales el protagonista es «de casa», el Caimán que vive en el BHELMA de Agoncillo.

Un desfile de lo más interesante, en fin, como prólogo a lo que será el espectáculo principal, en la mañana del 26.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos