Delincuentes de gran cilindrada

1/
1

Desarticulada una banda que robaba coches de alta gama y los vendía a bajo coste

LUIS JAVIER RUIZ

Logroño. Criminales a la carta. Esa era la 'filosofía' del grupo criminal que ha desarticulado la Policía Nacional en Logroño y que estaba integrado por cinco vecinos de la capital (cuatro españoles -dos de ellos hermanos- y un sudamericano de entre 24 y 28 años) especializados en el robo de vehículos de alta gama que vendían a precios irrisorios.

Pero la banda no robaba primero y vendía después, sino que en primer lugar los ofrecía en una página web de segunda mano y cuando encontraban un comprador (de buena fe), procedían a la sustracción del vehículo. «Un método novedoso», apuntó ayer el delegado del Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, al referirse a la operación policial en la que detalló el 'modus operandi' del grupo.

AL DETALLE

uLos detenidos
Cinco vecinos de Logroño de entre 24 y 28 años.
uLos coches robados
Vehículos de alta gama. Siempre Mercedes.
uMétodos tecnológicos
Conseguían los códigos de apertura para poder clonar las llaves del coche.

Las investigaciones de la Policía Nacional concluyeron que el grupo -que tenía repartidas las funciones de robo, venta y apoyo- comenzaba su actividad localizando vehículos de alta gama (todos los sustraídos eran modelos de las series CLK, CLS y GLK de Mercedes) y los garajes en los que los guardaban sus propietarios. Con esa información, un miembro del grupo accedía en moto y con casco -para no ser identificado- al garaje aprovechando el descuido de algún vecino. Tras hacerse con las llaves del recinto (las sustraía de terceros vehículos) se dedicaba no sólo a fotografiar el exterior del coche que pretendían robar sino que los abrían, de manera limpia y sin dañarlos, para tomar imágenes del interior. «Incluso los ponían en marcha para fotografiar el cuentakilómetros», explicó Bretón. Todo «evitando detalles que lo pudieran hacer identificable por sus dueños». Algo que, en todo caso, no siempre conseguían.

Una de las claves de la investigación pendiente de resolver es saber cómo obtenían los códigos de apertura de los vehículos para clonar las llaves del vehículo y ponerlos en marcha. «Utilizaban avanzados medios tecnológicos», dijo sin mayor concreción Bretón. Cuando el miembro de la banda abandonaba el garaje lo hacía con todo lo necesario para, en un momento posterior, cometer el robo.

El segundo paso del grupo era poner los vehículos que estaban 'bajo su control' a la venta. Subían las fotografías a Internet y los ofrecían a precios muy económicos: por ejemplo un Mercedes CLS 63 AMG (nuevo desde más de 130.00 euros) por 24.999 euros o un GLK 220 CDI (nuevo desde 40.000 euros) por 17.999.

Llegaron a concertar tres ventas (la cuarta se frustró al ser descubiertos) en las que consiguieron convencer a los compradores para que efectuaran el pago en metálico. Pocas horas antes de la venta la banda procedía al robo del vehículo y citaba al interesado fuera de Logroño (una compra se concretó en Pamplona y otra en Calahorra, explicó ayer Bretón). Allí se presentaban como familiares del propietario y con documentación falsa o sustraída completaban el intercambio. Siempre en fin de semana para evitar mayores comprobaciones del comprador que, cuando acudía a la DGT a cambiar la documentación era informado de que se trataba de un vehículo robado. Los vehículos han sido recuperados, no así el dinero logrado en las ventas.

Tras pasar a disposición judicial el principal acusado ingresó en prisión y el resto quedó en libertad con cargos. En el registro de una vivienda los agentes localizaron material para la apertura de vehículos, una pistola de aire comprimido y otra eléctrica, unas esposas, once mandos de garaje, dos juegos de llaves de otros automóviles y un localizador GPS.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos