Curiosidades en torno a 'El Ruso'

Asistentes a la visita guiada de ayer a la tumba de 'El Ruso' ::/JUAN MARÍN
Asistentes a la visita guiada de ayer a la tumba de 'El Ruso' :: / JUAN MARÍN

Amigos de La Rioja organizó un acto junto a la tumba de Fernando Gallego con la asistencia de familiares y amigos

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

Tiene tirón 'El Ruso', más desde que el interés mediático por él crece. Ayer, en torno a la tumba del ingeniero e inventor Fernando Gallego se dieron cita, convocadas por Amigos de La Rioja, varias decenas de personas que querían conocer detalles de su vida y su muerte. Para aportar alguno que otro, estuvo Carmen, su sobrina, hija de Felicitas, su hermana. No faltó Esteban Carreras, amigo que compartió ratos de pesca. Y pudo explicarse José Carlos González, investigador de la figura de 'El Ruso', cuyo padre era del mismo pueblo salmantino que Fernando Gallego.

Más información

En el camposanto logroñés refirió parte de su historia académica, profesional, aventurera a cuenta de las tres vueltas al mundo que terminó dando... pero también dio datos sobre su personalidad reservada y soberbia, o sobre su patrimonio, que cifró en más de cien millones de las antiguas pesetas y con una cuenta en Andorra, cuyos fondos transfirió su mujer, Humildad, a Suiza y que nunca se han encontrado, dijo.

Isabel Murillo y Ana Palacios, técnicos municipales, aludieron al papel del Ayuntamiento en esta historia. Y es que la tumba es patrimonio municipal desde que en 1988 la familia renunciara a ella.

El inventor dio la vuelta al mundo tres veces y se cree que tuvo dinero en Andorra, según el investigador y amigo José Carlos González

¿Qué hacia un personaje como 'El Ruso' en Logroño?, se preguntaba Murillo, para ofrecer a continuación la respuesta. Sus suegros llegaron a Logroño en 1896 y montaron un comercio textil, Los Zamoranos, en Sagasta casi con Portales. Así que, con su matrimonio -su mujer, Humildad, era prima suya- se instaló en la capital riojana, aunque viajó mucho. Con la muerte de su suegra, en 1956, empezó a darle vueltas a la cuestión del panteón y se planteó un frontal en el que poner losas con versos, aunque luego ya lo fue recreciendo.

Los textos que figuran en el monumento, que son de su autoría, poseen referencias muy cultas a Dante, San Juan de la Cruz o el Dies Irae (Días de la ira) y son una loa a la humildad, no está claro si en referencia al nombre de su esposa o a la virtud de la que más bien carecía, decía también Isabel Murillo, responsable del archivo municipal.

Los pormenores sobre la rehabilitación de la tumba, que se llevó a cabo en el 2013 con casi 42.000 euros, los desgranó Ana Palacios. Lo primero era que no se cayera, decía. Tal era su estado. Pero la labor realizada fue más allá y logró consolidar el panteón, de ocho metros de altura, después de reponer las piezas caídas que unos y otros fueron guardando y localizar azulejos históricos.

Por cierto, José Carlos González solicitó ayuda para localizar el libro 'Un ingeniero español por el mundo'. Si alguien sabe algo de él, buen momento para contárselo a través de Amigos de La Rioja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos