El cubrimiento de la circunvalación se cifró en 252 millones de euros

J. C. LOGROÑO.

Depresión sin cubrimiento desde el denominado nudo de La Estrella hasta la avenida de Madrid -en trinchera abierta-; cubrimiento desde ahí hasta República Argentina, con la avenida de Salustiano Olózaga en forma de ¿bulevar?; y depresión de nuevo, si bien sólo en algunos tramos -enlaces con avenida de Burgos, Portillejo, Chile y República Argentina mediante pasos inferiores-, pues entre Toyo Ito y la avenida de Burgos la circunvalación sería a nivel de superficie -a cota cero-.

INECO, en su estudio de hace ya diez años, realizó incluso un análisis del cubrimiento -soterramiento- de la circunvalación teniendo en cuenta tan diverso tratamiento y, para ello, dividió las actuaciones necesarias en dos tramos: desde avenida de Burgos a República Argentina y desde avenida de Madrid a Piqueras.

Una división en virtud de criterios técnicos, ya que, por las características de ambos tramos, las soluciones eran muy diferentes influyendo, además, notablemente en el precio. Así, los 227, 8 millones del primer tramo diferían de los 24,1 previstos para el segundo. Un total de 252 millones, en cualquier caso, estimados en una primera aproximación, que, para más inri, eran presentados como uno de los principales inconvenientes. Y es que, más que un aumento de permeabilidad, es decir, más que beneficios funcionales, los beneficios detectados eran de carácter medioambiental y de estética urbana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos