CRÓNICA DE UNA MARCHA ANUNCIADA

JAVIER CAMPOS

Y Gonzalo Peña dijo basta. Hasta aquí hemos llegado. Adiós, Izquierda Unida La Rioja; hola de nuevo, Cambia Logroño. Que el portavoz del citado grupo municipal anuncie su marcha de IU, el partido por el que comparecía en el 2015 a una lista de confluencia a imagen y semejanza de las que proliferaron en distintas ciudades de España, no es una sorpresa por el hecho en sí, sino en todo caso por el momento elegido. Y es que no hay que olvidar que la puerta ya se la habían enseñado antes. Escrito estaba hace poco más de un año: «No habrá paz en Izquierda Unida».

La negativa de la lista alternativa de Eloy Bermejo, en la que se incluía el propio Peña, a integrarse en la dirección regional tras el triunfo del sector oficialista, encabezado por Diego Mendiola, en una asamblea extraordinaria convocada tras la dimisión de más de la mitad de los miembros elegidos poco antes, evidenció una ruptura a la postre definitiva. En las formas y, por qué no decirlo, en el fondo. Y por si los hechos fueran poco, a continuación llegaron las palabras. Así, del «alguien tiene que replantear el sentido de su militancia» y del «tengo dudas de si IU es el proyecto por el que apuestan» pasamos al «nosotros no vamos a echar a nadie, pero al que no esté a gusto tampoco le vamos a obligar a quedarse». Palabra de coordinador general de IU La Rioja. Epílogo incluido: «Si se renuncia a asumir responsabilidades internas en la organización, se debe dimitir en todos los ámbitos». Un aviso a navegantes de la dirección del partido con un claro destinario: su hasta ahora 'hombre' en el Ayuntamiento de Logroño. Y Gonzalo Peña, periodista de 30 años de edad, guardó silencio. E IU, como ya hiciese antes, siguió reclamando su parte. Y así, hasta ahora, cuando Peña ha dicho basta ya. Justo cuando se le ha obligado, según denuncia, a elegir: o IU o lo otro. Lo otro, ha dicho Peña, en referencia a la «plataforma que tiene como fin compartir problemáticas y trabajar en común desde la base de los municipios por una transformación social» dejando atrás siglas y dogmas.

Respecto a lo de seguir como concejal, será Cambia Logroño quien decida. Su futuro, de nuevo, está en manos de la asamblea. Así lo ha querido el candidato más votado en el proceso de primarias abierto para lo que inicialmente se llamó Ganemos Logroño y, tras el 'desmarque' de Podemos, acabó siendo Cambia Logroño. Tiempos en los que a Gonzalo Peña muchos le conocían como uno de los rostros del 15M en la capital de La Rioja. Hoy, tres años después, aquel joven dice tomar una de las decisiones más difíciles «no sólo en lo que se refiere a la política, sino en su vida». Dicho de otro modo: El partido ha muerto, larga vida a la candidatura de unidad popular.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos