La CPAR estudia denunciar al Ayuntamiento por el retraso en la tramitación de obras y aperturas

La patronal de los constructores habla de «práctica paralización del urbanismo» en Logroño. :: F. díaz/
La patronal de los constructores habla de «práctica paralización del urbanismo» en Logroño. :: F. díaz

Los constructores, que arremeten contra la «desidia funcionarial» y la «dejación política», podrían llevar al juzgado el «mal funcionamiento» de la Administración

JAVIER CAMPOS LOGROÑO.

Palo sin precedentes a los funcionarios municipales «por su desidia» a la hora de despachar asuntos y a los responsables políticos «por su incapacidad para hacer que atiendan sus obligaciones en plazo». La Asociación de Empresarios de Construcción, Promoción y Afines de La Rioja (CPAR) arremetió ayer duramente contra la Administración local por la paralización de la actividad económica y la creación de empleo en Logroño ante una «dejación de funciones» que podría acabar en los tribunales.

Juan Ramón Liébana, secretario general de la patronal de la construcción de La Rioja, denunció los retrasos y dilaciones, es decir, «la práctica parálisis» de los servicios de urbanismo, licencias de obras y actividad, movilidad y tesorería municipales con las consiguientes consecuencias negativas en la gestión diaria de las empresas locales. Por ello, desde la CPAR, ante la «inactividad del Ayuntamiento», se estudiarán «todas las vías legales para denunciar a los funcionarios públicos o a los responsables municipales en última instancia por responsabilidad patrimonial ante el mal funcionamiento de la Administración local».

Cinco meses en obtener una licencia para colocar un andamio, licencias de obra que se solicitaron en octubre y noviembre y que «ni siquiera se han mirado», construcciones paradas 6 u 8 meses porque no se autoriza el montaje de la grúa, entrega de reformas retrasadas casi dos meses porque el inspector de Medio Ambiente «no se pasa a echar un vistazo», tres meses para obtener la autorización correspondiente para introducir una pantalladora en el Casco Antiguo... los ejemplos de demoras en las diversas gestiones y trámites son de lo más variado.

LA FRASE Juan Ramón Liébana Secretario de la CPAR «En Logroño no hay más grúas porque el Ayuntamiento no quiere»

«El vuelta usted mañana con el que Mariano José de Larra denunció la perniciosa desidia funcionarial en 1833, pero en pleno siglo XXI y con más de 900 trabajadores en plantilla», en palabras de Liébana, quien denunció que en la ventanilla de licencias municipales «hay permanentemente dos personas de baja» y que algo similar ocurre en Tesorería, «en donde cuando vas a solicitar la devolución de una fianza no hay nadie para atenderte, y menos para devolverte tu dinero».

La CPAR hizo además mención concreta a la «dejadez» de los funcionarios municipales en lo que respecta al urbanismo municipal. Se tardan más de cuatro meses en conseguir tramitar una modificación puntual del PGM, «para que luego venga otra unidad administrativa y ponga mil y un reparos». Además, denunció un PGM sin revisar «que no se adapta ni a la LOTUR ni a la nueva Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana» y un 'Plan Puente' anulado en los tribunales.

Liébana tiene claro el diagnóstico y sus consecuencias: «Estas desidias tanto de los funcionarios municipales como de los responsables políticos hacen que, en un entorno de incipiente recuperación económica y del sector promotor-constructor, en Logroño no haya grúas porque el Ayuntamiento no quiere. En primer lugar, porque no hay suelo disponible; y en segundo lugar, porque la promoción que se pretende llevar a cabo en el poco suelo que hay se ralentiza hasta el hastío».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos