El concejal tacha las exigencias de los agentes de «exageradas e inaceptables»

Sáinz desveló ayer que los policías pretenden un aumento del 25% de la hora extra y subir de 32 a 200 euros al mes por su disponibilidad a hacerlas

J. C. LOGROÑO.

«Los agentes no se están ofreciendo a hacer horas extra, no cogen el teléfono y no hay voluntariedad para cubrir las bajas de sus compañeros, es más, están dificultando la entrega de las resoluciones de Alcaldía». Miguel Sáinz redujo el conflicto a que los policías locales «quieren cobrar más por hacer horas extra» y, tras asegurar «que ya es hora de que la opinión pública sepa lo que quieren», tachó las exigencias de los sindicatos de «bastante exigentes, abultadas, exageradas y no aceptables en este tiempo».

Así, Sáinz desveló que «están cobrando 32 euros al mes por dejar el móvil para que se les pueda llamar, pudiendo decidir si acuden o no, y plantean subirlos a 200». También reclaman, en palabras del edil, subir un 25% el precio de la hora extra, que está en 26 euros la diurna y 29 euros la nocturna, «lo que no está nada mal pagado». Además, exigen «cobrar un mínimo de 6 horas por cada movilización a la que salgan», independientemente de las horas extras reales que hagan, «y ahora están cobrando 4 mínimo»; así como subir también los tiempos de compensación cuando, en vez de en metálico, la retribución por hora extra se cobre en tiempo libre.

LOS DATOS

36.850
euros es el salario bruto anual que cobra de media un policía local, sin trienios ni horas extra.
400-600
euros cobra un policía local de día y de noche, respectivamente, más que un policía nacional.

«En resumidas cuentas, se piden subidas en las retribuciones muy altas, para una Policía Local que está muy bien pagada frente a otros Cuerpos de Seguridad del Estado», sentenció el concejal, quien informó de que un agente local gana 36.850 euros como media de bruto anual, con un sueldo mensual bruto de 2.400 euros durante el día o 2.600 por la noche, «600 euros más por el turno de noche y 400 más por el de día que un policía nacional».

«El problema es éste, no nos equivoquemos. Los policías locales están bien retribuidos, bien formados y trabajan muy bien, pero, cuando llega la hora de la negociación, adoptan una posición de fuerza y de presión que nos lleva a tener que tragar con situaciones como la de este fin de semana, que se intenta solventar notificando como se puede y con la colaboración de la Policía Nacional», añadió.

La normativa nacional deja claro que «no se pueden hacer aumentos retributivos si no hay a cambio una mejora en el servicio prestado», y esto va por todos los funcionarios públicos; así que el problema, a su juicio, «puede durar un buen tiempo». «Vamos a seguir negociando, pues creemos que puede haber solución retributiva y organizativa, pero aquí no cabe nada gratis. Nuestra capacidad de resistencia, como la de negociación, es infinita... Todo tiene un límite, eso sí, y las cosas van a cambiar», advirtió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos