La comunidad ortodoxa rumana reactiva su viejo proyecto para construir una iglesia en Fardachón

El padre Vasile Magnet muestra el anteproyecto a pie de la posible parcela./Juan Marín
El padre Vasile Magnet muestra el anteproyecto a pie de la posible parcela. / Juan Marín

La parroquia de la Santísima Trinidad optará a una parcela dotacional privada después de que en su día renunciase a la que ocupan los mormones

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

La comunidad ortodoxa rumana de La Rioja recupera su viejo proyecto de construir una iglesia en Logroño y, además, sigue con la mente puesta en Fardachón. El Ayuntamiento de Logroño está a punto de licitar varias parcelas entre las que se encuentra una dotacional privada -en la calle Daroca de Rioja- que se ajustaría a las pretensiones y las necesidades de la parroquia de la Santísima Trinidad, hoy en Salvatorianos.

La comunidad religiosa en cuestión, que ya ha estado en contacto con la Administración local para abordar el asunto, optará a la misma a fin de hacerse con unos terrenos de alrededor de 700 metros cuadrados -en las traseras del Club de Marketing de La Rioja- y poder ejecutar así un proyecto largamente planificado y que por unos u otros motivos no ha podido hacerse realidad hasta la fecha.

Y es que la parroquia ortodoxa Santísima Trinidad de Logroño tuvo que renunciar en su día a una parcela similar adjudicada en el 2011 en el mismo sector, justo donde con los años levantaron su templo los mormones -iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días-. Hoy, la comunidad ortodoxa se ve en disposición de afrontar los 500.000 euros de inversión -de los que 120.000 serían para la parcela- y ya cuentan con el correspondiente anteproyecto. Un edificio religioso que, según el padre Vasile Magnet, «va a enriquecer la zona con un inmueble ecológico y útil para todos los ortodoxos que hay en La Rioja; rumanos, búlgaros, rusos, ucranianos, griegos, georgianos...».

El anteproyecto refleja una edificación de 420 metros cuadrados para los que, aparte de las donaciones de los fieles, cuentan, según dice el líder espiritual, con el apoyo financiero de una entidad bancaria y del Gobierno de Rumanía. «Los 9.000 rumanos que formamos la comunidad local, con una integración al máximo nivel teniendo en cuenta que somos comunitarios y con derecho a participar en las elecciones locales, estamos plenamente felices de vivir aquí y nos sentimos como en nuestra propia casa. Le agradecemos a la alcaldesa de Logroño el trato recibido y esperamos que los hermanos españoles tengan lo mismo en Rumanía», aseguraba en un comunicado el consejo parroquial de la Santísima Trinidad.

La futura iglesia, según describe el anteproyecto al que ha tenido acceso Diario LA RIOJA, «se compone de dos volúmenes que están articulados por un espacio traslúcido que permite el ingreso de luz natural en el interior significando la zona del altar bajo los cuales se desarrollan las actividades destinadas al culto religioso». «El acceso a la iglesia se realiza por el oeste a través de un volumen en vuelo que acoge y protege la entrada y da paso a un atrio que contiene un núcleo de aseos y las escaleras por las que se accede tanto a un espacio polivalente como a un coro que se vuelca en altura sobre la iglesia», y «la cubierta es vegetal aportando un aislamiento natural al edificio».

Magnet, quien destaca que la iglesia ortodoxa está presente en todos los actos para la integración e impulso de las culturas rumana y española, explica que, en la actualidad, sus parroquias se han convertido en una especie de embajadas o consulados de su país de origen dado su 'prestigio y 'bien hacer'. Por ello, y con la intención de contar «con su propia casa» lo antes posible, y reforzar las actividades educativas que en ellas se lleva a cabo, la comunidad confía en que en un plazo de dos años todo pueda estar listo... o casi a punto. «No queremos alargarnos demasiado», concluye.

Fotos

Vídeos