De compras y en familia

Ambientazo. Aspecto que presentaba El Espolón, ayer sobre las siete de la tarde./
Ambientazo. Aspecto que presentaba El Espolón, ayer sobre las siete de la tarde.

Los logroñeses responden un año más a la llamada de la feria de oportunidades, que atrae también a vecinos del entorno próximo

LA RIOJA

Pese a la aparición de unas gotas de lluvia en la tarde del sábado, la feria de oportunidades 'Logrostock' se ha convertido, ya en su XVI edición, en una cita señalada en el calendario de los logroñeses y vecinos de localidades próximas. En este sentido, la organización aseguraba que a mediodía de ayer, incluido el viernes, se había registrado la visita de 67.000 personas, de las que un 20% eran de fuera de la capital riojana.

Más allá de las cifras, la feria deja clara su vocación familiar, con la presencia de padres e hijos para pasar un buen rato de compras, matutino o vespertino, con la participación de más de dos centenares de puestos comerciales de Logroño, la gran mayoría de ellos en la plaza de El Espolón. De hecho, el buen ambiente se dejó sentir en las calles aledañas, como La Laurel o Bretón de los Herreros, cuyos establecimientos ofrecieron sus terrazas a los visitantes para tomar un descanso.

Juan Marín

La Cámara de Comercio, organizadora con el apoyo del Ayuntamiento de Logroño y el Gobierno de La Rioja, destacaba tras cumplir el ecuador -Logrostock concluye hoy domingo-, «el carácter familiar de la feria y las buenas valoraciones de los visitantes».

En este sentido, el 97% de los consultados por la organización calificaba de 'bien' o 'excelente' la organización, mientras que, también cifras muy altas (77,4%), definían los productos expuestos con una relación calidad/precio entre bien y excelente.

Asimismo, el 55% de los visitantes consultados aseguraba haber realizado compras para el mediodía del sábado, mientras que casi la totalidad (97%) confirmaba que tenía previsto volver a la feria antes de su clausura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos