El parque que estamos destrozando

El parque que estamos destrozando
Sonia Tercero

El parque sobre la estación de tren de Logroño acumula daños y destrozos por actos vandálicos en el equipamiento urbano | Vecinos de Lobete y de Cascajos reclaman más vigilancia en el mirador, la parte más oculta que registra 'botellones'

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Más allá de las plantaciones fallidas y de una vegetación que no ha dado el resultado esperado, más allá de la suciedad que asoma entre las plantas y los arbustos y de las 'calvas' que muestran su degradación... El parque sobre la estación de tren de Logroño acumula daños y destrozos en los elementos urbanos -mobiliario, equipamiento y demás- resultado de la sucesión de actos vandálicos sin freno agravados en los últimos tiempos ante la falta de respuesta municipal.

La denuncia no es nueva, pero la situación empeora según pasa el tiempo sin que Ayuntamiento -responsable del parque- ni Adif -responsable de la estación- den con una solución. Vecinos de Lobete y Cascajos continúan reclamando mayor vigilancia en la 'colina', especialmente en los miradores -las partes más ocultas e inaccesibles-, donde el 'botellón' se deja sentir con demasiada frecuencia. Reclaman más control y, al mismo tiempo, más labores de mantenimiento y conservación.

La imagen que presenta es desoladora. Y la factura se prevé costosa. Ni los lucernarios salen indemnes. Hasta tres de los grandes elementos circulares que permiten la entrada de luz natural a los andenes tienen cristales rotos. Las balaustradas no han corrido mejor suerte... con 'reventones' aquí y allá. Elementos metálicos de todo tipo destrozados, luminarias arrancadas de cuajo, de la misma manera que el riego por goteo, bancos y papeleras deterioradas «porque sí»... «Hacen daño por hacer, porque ya no es tal o cual pintada, es el destrozo por el destrozo», explicaba ayer a este periódico el concejal de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor.

Diario LA RIOJA visitaba en la mañana de ayer el parque Felipe VI comprobando los niveles de vandalismo en su parte elevada. Daños y destrozos, sí, algunos incluso en zonas 'peligrosas' por los riesgos que implica el propio acceso. «Vengo ahora de allí y me han entrado ganas de llorar», reconocía el propio Ruiz Tutor, conocedor de la situación pero sin poder llegar a imaginar el parte de las 'últimas' incidencias.

Ya el pasado 2017, y también a raíz de un reportaje de denuncia en estas mismas páginas, se procedía a eliminar las numerosas pintadas. «Lo normal se va arreglando, y lo cierto es que hemos ido sustituyendo especies vegetales desde el principio, pero esto ya no son arreglos normales... es como si hubiese pasado Atila», añadía el edil, que adelantaba que se reunirán con Adif para ver «qué podemos hacer».

Desde el Ayuntamiento de Logroño se confía en que terminado el parque, es decir, cuando quede completo con el previsto sobre la estación de autobuses -ambos unidos mediante la cúpula entre terminales-, se podrá gestionar de manera conjunta con la esperanza de un cambio de usos y libre de vándalos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos