Una clienta toma el relevo a Beatriz en su tienda de novias

:: juan marÍN/Juan Marín
:: juan marÍN / Juan Marín

A.A. Logroño

Toda una vida vistiendo y haciendo felices a las novias que acudían a su tienda de avenida de Navarra sólo podía tener un final feliz o de película, como es el caso de Beatriz Novias. A Beatriz Girauta le llegó en marzo el momento de poner punto final al negocio que fundó en 1974 y sin mucho convencimiento siguió la rutina y anunció su traspaso. El letrero no pasó desapercibido para nadie por tratarse de uno de los comercios de referencia de la ciudad. Tampoco para Noelia Castellanos, una antigua clienta de Navarra que no pudo evitar su tristeza al comprobar desde el autobús que un día le condujo a Logroño que la tienda donde había comprado su traje de comunión y también de boda se cerraba. «Yo trabajaba en el sector de la limpieza y pensé ¿por qué no intentarlo?». No fue de un día para otro, pero llegó el momento de tomar la decisión y se plantó en la tienda. Ahora lleva un mes detrás del mostrador de avenida Navarra, a donde Beatriz sigue yendo a echarle una mano. «No me lo podía creer, Noelia ha sido un regalo». El hecho de que su negocio tenga continuidad y sea ella es el mejor broche para esta costurera que gracias a su oficio se labró fama también en Navarra y Álava. «Mi pena es comprobar cómo languidece el comercio de aquí. ¡Con lo que hemos sido en Logroño!».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos