La casa que aguarda el final del cuento

El proyecto de Gallarza, modificado tras el derrumbe, espera desde marzo el visto bueno del interventor |

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLOGROÑO

La Casa del Cuento, reducida a un solar desde el pasado febrero, aguarda desde entonces que alguien desvele cuál será su final. Más de cuatro meses después del derrumbe parcial de los muros del viejo edificio que trataban de conservarse para su rehabilitación, la parcela, vallada en el corazón del parque Gallarza, continúa a la espera de que el Ayuntamiento de Logroño retome un proyecto del que no se ha vuelto saber nada tras la agitada semana de toma de decisiones que siguió al 'accidente'.

Si parte de las fachadas se vinieron abajo el 1 de febrero, miércoles; el viernes, 3 de febrero, los muros que quedaban en pie fueron derribados «de urgencia» para evitar males mayores durante el fin de semana. Ya el lunes, 6 de febrero, sin tiempo que perder, se retiraban los cascotes y esa misma semana se acometía la retirada de materiales y el adecentamiento del solar tras la paralización de la obra mientras la Administración local procedía a la tramitación del modificado del proyecto para poder ser retomado «cuanto antes».

De hecho, el miércoles, 8 de febrero, tras la celebración de la correspondiente Junta de Gobierno Local, el portavoz municipal, Miguel Sáinz, confirmaba que la UTE de la Casa del Cuento retomaría las obras en semanas... «mismo proyecto, mismo contrato, misma empresa adjudicataria y similar presupuesto», sentenciaba textualmente.

La obligada modificación del proyecto de ejecución de la Casa del Cuento contemplaría únicamente la construcción «de nuevos muros de carga» para el futuro inmueble, por lo que no sería necesario ni rescindir el contrato actual ni volver a sacarlo a licitación pues «ni de lejos se aproximará al 10%». Así se dijo y... han pasado cuatro meses largos sin que se sepa nada más. O con el proyecto encallado en Intervención General para ser exactos.

Según pudo saber Diario LA RIOJA, el citado expediente se encuentra «pendiente de informe de Intervención». Así estaba, al menos, el pasado 10 de mayo, cuando la adjunta a la Dirección General de Contratación respondía al ruego que la portavoz del PSOE, Beatriz Arraiz, presentó en la comisión informativa de Desarrollo Urbano Sostenible y Promoción Económica sobre el contrato del proyecto (trasladado, para más inri, el 5 de abril).

Un escrito, al que ha tenido acceso este periódico, que aclara que el proyecto modificado de rehabilitación de la Casa del Cuento está redactado por el arquitecto municipal, Rafael Alcoceba, desde marzo y que, con fecha 16 de marzo, se emitió, además, el informe en el que se propone su aprobación. Algo que se formalizó ya el 20, cuando la propia adjunta a la Dirección General de Contratación emitió el suyo proponiendo la aprobación de dicho proyecto modificado «acogido como propio a los efectos del artículo 114 del Texto Refundido de las disposiciones vigentes en materia de Régimen Local por la Jefa de la Asesoría Jurídica». Y hasta ahí, que llegó a manos del interventor.

«Trasladado el citado expediente a Intervención, en estos momentos está pendiente de informe», concluye el escrito de 10 de mayo. Y el caso es que más de un mes después de las aclaraciones al PSOE la situación sigue igual. «No hay problema que yo sepa. Simplemente que el interventor fiscalice favorablemente y lo podamos llevar a la Junta de Gobierno Local», sentenciaba el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Pedro Sáez Rojo, confirmando lo ya adelantado semanas pasadas a este periódico desde el propio gabinete de Prensa municipal.

Desde el PSOE, en cualquier caso, se continúan preguntando qué puede estar pasando para que no se retomen las obras tal y como se informó. «No sabemos nada porque nadie parecer saber nada. Suponemos que, después de tanto tiempo, hay problemas, pero los desconocemos», aseveraba ayer la portavoz del PSOE, Beatriz Arraiz, quien concluye que «hemos preguntado, pero no nos dicen nada». «Queda clara la opacidad y falta de transparencia al respecto, pues oficialmente solo hemos obtenido el silencio más clamoroso», denuncia quien entiende que, «al tratarse de una inversión no prioritaria, es como si nadie la echase en falta».

Fotos

Vídeos