Los cambios de calles, en 'pause'

La modificación del nombre de la calle General Yagüe se mantiene en el aire, si bien está dentro de las aprobadas / Justo Rodriguez

De las 17 modificaciones de nombre previstas sólo se han ejecutado seis | El Ayuntamiento tiene el compromiso de renombrar los espacios de connotación franquista esta legislatura y recuerda que está dentro de plazo

MARÍA CASADO LOGROÑO.

En los últimos tiempos la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, en lo referido al cambio de calles y símbolos de reminiscencia franquista, es carne de noticia en gran parte del país. En Logroño lo es de igual modo. Hace casi un año, el último día de agosto de 2016, el Ayuntamiento de la capital aprobaba en Junta de Gobierno Local la renovación de denominaciones. En concreto lo hacía sobre seis calles de las 17 solicitadas en el dictamen de la Comisión para el estudio y aplicación de la Ley 52/2007 (la llamada de Memoria Histórica).

Ese fue el primer paso, que con el transcurso de los meses se ha hecho efectivo. Así, el 20 de enero de este mismo año comenzaba la sustitución de las acordadas calles y plazas: parque González Gallarza -hoy, parque Gallarza-, plaza Martín Ballesteros -ahora plaza Barrio de Ballesteros-, calle Coronel Innerarity -hoy, Beata María Pilar Izquierdo-, calle Miguel Escalona -ahora, Rodrigo de Arriaga Mendo-, calle Capitán Cortés -hoy, Beti Jai- y calle Calvo Sotelo -convertida en Presidente Leopoldo Calvo Sotelo-. Con esta última terminaba, el 6 de febrero, la primera remesa de cambios.

Las siguientes en verse renombradas, según está aprobado, serán: Víctor Pradera, General Sanjurjo, García Morato, General Primo de Rivera, Antonio Sagastuy, Milicias, José Santos Ascarza, Defensores de Villarreal, Jorge Vigón, Plaza Alférez Provisional y General Yagüe.

«Confíamos en que se acabará haciendo, pero no queremos trampantojos en los nombres», apuntan desde 'La Barranca'

Pero, ¿cuándo se va a llevar a cabo el nuevo 'bautizo' de estas diez calles y una plaza? Según confirma el Ayuntamiento de Logroño a este diario, para los espacios pendientes de modificación se hará una comisión, en la que se reúnan los grupos y se valorará la repercusión que ha tenido el cambio de las primeras calles, de cara a ejecutar del mejor modo posible las siguientes. El compromiso de cambio completo, como recuerdan desde el Consistorio, es llevarlo a cabo a lo largo de la legislatura. Así, recientemente superado el ecuador del mandato, de momento no hay fecha prevista para que actúe dicha comisión y se complete el proceso abierto por la Ley de Memoria Histórica.

La Barranca insta a la acción

Desde la Asociación para la Preservación de la Memoria Histórica 'La Barranca' se demanda no dejar en el olvido la situación. «Confiamos en que se acabará haciendo, pero no queremos por un lado que se quede sin hacer y, por otro, que haya trampantojos con los cambios de nombre, como ha podido ser lo del parque Gallarza o incluso Calvo Sotelo...», apunta Martín Martínez, de 'La Barranca'.

Como señala este miembro del colectivo de defensa de Memoria Histórica, «tras los nombres de las calles subyace el poso de la política; el nombramiento de los espacios públicos ha sido utilizado a lo largo de la historia como una herramienta propagandística», de ahí que sea, en su opinión, tiempo de «suprimir homenajes de tintes franquistas». Y añade: «No queremos hacer desaparecer la historia, pero ya es hora de no politizar el callejero».

Leer más

Haciendo un poco de memoria, Martínez recuerda que todo ha sido parte de la evolución que quedó incompleta al inicio de la Democracia. «El 23F interrumpió el proceso de renovación y hubo una involución». Esto produjo un parón en todo el proceso que se retomó instado por la Ley de Memoria Histórica.

Yagüe, compleja solución

Uno de los puntos que más complejidad presenta en el citado cambio de calles de Logroño es General Yagüe y todo lo que implica en el barrio. «Se trata de un caso especial, no solo hablamos de la calle, también se denomina así al colegio que debería de renombrase, porque aunque se haya suprimido el General y se ponga Juan, sigue refieriéndose al apodado como 'el carnicero de Badajoz' por lo sucedido en esta ciudad. Y eso no se debería mantener en la calle y el colegio. En otros aspectos es más complicada la transformación: es un club de fútbol, el nombre del barrio... Si bien esto último es sin ninguna oficialidad porque en Logroño se reconocen como barrios El Cortijo y Varea, solamente», destaca Martínez.

El pasado abril varios miembros de 'La Barranca' acudieron a un encuentro con gente de dicha barriada. «Ellos son partidarios de que se mantenga General Yagüe, nuestra asociación aboga siempre por una posición de respeto a los vecinos, pero se trata de un nombre 'ilegal', por quien hace referencia», explica, aunque asume que «el cambio de denominación popular será más lento».

En todo este contexto, 'La Barranca' tras años de dar voz a la situación, con actos como el del cambio de placas que les costó una multa del Ayuntamiento logroñés, Martínez admite que «quizás el trabajo de la asociación en este aspecto de las calles está llegando a su fin, poco más podemos hacer; nos gustaría que fuera la sociedad la que lleve a cabo el proceso".

Otros símbolos pendientes

Otra de las grandes reivindicaciones de la Ley de Memoria Histórica es la eliminación de símbolos e inscripciones relacionadas con el franquismo. En el caso de Logroño se pueden encontrar, por ejemplo, en el grupo de viviendas de El Carmen entre Duques de Nájera y República Argentina) con símbolos del Movimiento en los carteles de las calles, un mosaico en la hoy plaza Barrio de Ballesteros, una inscripción de Primo de Rivera en la iglesia de Palacio, las de La Redonda... Su eliminación, reconoce Martínez de 'La Barranca', «esperamos que sea cuestión de tiempo».

Fotos

Vídeos