Un cambio normativo paraevitar las aglomeraciones degente bebiendo en la calle

Se ha reducido y dispersado, pero continúa como problema. :: d. uriel/
Se ha reducido y dispersado, pero continúa como problema. :: d. uriel

J. C. LOGROÑO.

Con la actual ordenanza cívica en la mano, el consumo de bebidas alcohólicas en las vías o espacios públicos son objeto de sanción «siempre y cuando conlleve algún tipo de alteración del orden público». Algo 'abstracto' en la práctica, según la propia opinión policial, que ha llevado al Ayuntamiento de Logroño a buscar, desde el consenso, una mayor concreción.

«La necesidad de cambiar la normativa surge del consenso absoluto, si bien luego hay diferentes formas de enfocar tal cambio», precisa el concejal de Seguridad Ciudadana, Miguel Sáinz, quien la próxima semana retomará la modificación con la que Logroño pretende limitar tanto el botellón como las despedidas de soltero para acabar con los desmanes en la vía pública.

La meta sigue siendo evitar las aglomeraciones de personas consumiendo alcohol en la calle que no respeten el derecho al descanso de los vecinos, el normal uso de los espacios públicos o su limpieza. «Algo que en la práctica servirá para disolver tales concentraciones aunque solo sea por uno de tales motivos, que en el Revellín, por ejemplo, podría ser dificultar el normal tránsito por la pasarela. Un párrafo con el que la Policía Local podrá 'invitar' a las personas que allí se concentran a recoger y a marcharse», adelanta Sáinz confiado de que una regulación más específica dará mejores resultados -con sanciones desde los 30 a los 200 euros, que pueden llegar a los 400 y hasta los 600 en caso de reincidencia-.

La misma podría estar lista de cara a la próxima primavera, al menos ese es el objetivo, después de que el intento legislativo del Ayuntamiento de Logroño de limitar, junto al botellón, las despedidas de soltero se topase con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que anulaba la regulación que había introducido Salamanca. El consumo de alcohol en la calle, en cualquier caso, no se prohibirá. Ahí, desde el equipo de Gobierno y según avanza el concejal delegado, se antoja fundamental la labor de sensibilización y concienciación sobre el consumo responsable de alcohol y las consecuencias del botellón desde edades más tempranas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos