Cambia renuncia a la subida del 1% en el sueldo, lo que para el PP y el PSOE es «un postureo»

Peña rechazó que las rentas altas cobren el IPC, mientras que San Martín defendió que la Corporación logroñesa es la más barata

Á. A. LOGROÑO.

La Corporación municipal celebró ayer su último pleno antes de las vacaciones estivales y lo hará después de aprobar ayer una subida de las retribuciones del 1 por ciento con cargo a los Presupuestos del Estado, una subida que se repite por segundo año consecutivo después de cinco de congelación, y que repercutirá por igual en toda la plantilla municipal como anunció la concejal de Hacienda Mar San Martín. Fue el tercer punto del día y lo que parecía una buena manera de empezar la sesión terminó convirtiéndose en un rifi rafe de acusaciones sobre los emolumentos de unos y otros.

Todo empezó con el anuncio del portavoz de Cambia, Gonzalo Peña, sobre la intención de su formación de renunciar a a la actualización del salario «por coherencia» al entender que, si bien supone «una forma de que los trabajadores recuperen lo perdido por los recortes, hay rentas altas que no necesitan esta subida del IPC». Tras esta declaración de intenciones, Peña que recordó que destina parte de su sueldo a su formación, tuvo que oír de sus compañeros de Corporación descalificaciones que le acusaban de «postureo» y «poses demagógicas», e incluso la portavoz socialista, Beatriz Arraiz, le llegó a tachar de incoherente dadas las retribuciones «más cuantiosas que recibe el Grupo Cambia frente por ejemplo a las del Grupo Socialista». Por su parte, la edil de Hacienda aseguró no entender la polémica «cuando actualizar el IPC es lo más lógico y razonable, sobre todo cuando las retribuciones de esta Corporación están por debajo de lo que autoriza la ley. Somos de las ciudades con menos retribuciones y la alcaldesa es la que menos cobra de todas las ciudades», defendió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos