Logroño se queda sin 'Black Friday'

Logroño se queda sin 'Black Friday'

La Cámara de Comercio decide poner fin a la oferta, porque "paralizaba" las ventas los días anteriores

LA RIOJA LOGROÑO.

La Cámara de Comercio pondrá fin a la campaña de descuentos por el 'Black Friday' iniciada hace siete años con motivo del Viernes Negro, una tradición americana importada por el comercio español en un intento de animar el consumo con grandes descuentos. Su nombre se debe a que permitía pasar a las tiendas de los números rojos a los números negros, pero finalmente parece que la iniciativa que se llevaba a cabo con el Ayuntamiento de Logroño no ha repercutido en la caja registradora como se esperaba. El director de la entidad cameral, Florencio Nicolás, explicaba ayer que la jornada de descuentos, que venía celebrándose el último viernes de noviembre, se había convertido en una fecha predecible y el hecho de que llevara varios años seguidos repitiéndose el mismo día ha hecho que perdiera gran parte de su efecto. «La previsibilidad de las ofertas del 'Black Friday' hacia que la gente esperara a comprar justo ese día, mientras que en los anteriores no se pasaba nadie», reconocía ayer el responsable de la Cámara de Comercio, donde estos días se abordan los efectos secundarios de esta actividad promocional con la idea de definir otras acciones comerciales que incentiven la actividad. «Estamos viendo cómo darle la vuelta al 'Black Friday', poner en marcha otra campaña con un nuevo enfoque y que recupere de nuevo el factor sorpresa que tan bien ha funcionado».

En el caso de Logroño, fue la primera ciudad que puso en marcha este tipo de ofertas, con descuentos desde el 20%, y un récord de adhesiones. Hasta 421 tiendas logroñesas llegaron a sumarse en el 2016 a esta campaña promocional, que este año previsiblemente mantendrán únicamente las grandes firmas instaladas en la ciudad. «Nosotros hacíamos ese día unas ventas excepcionales, hasta 120 pares de zapatos el año pasado, pero las semanas anteriores los únicos clientes que se pasaban era para echar un vistazo y luego se despedían diciendo que ya volverían», relataba ayer María Ángeles Galilea, de Calzados Galilea. Desde la tienda de moda Mikonos, su responsable de márketing, Daniel Niño, apostaba por salir del tópico de los descuentos y apostar por otras alternativas como las que ellos llevan a cabo como los eventos privados para clientes, servicios a 'la carta', jornadas de diseño etc. Por último, el gerente de una óptica logroñesa renegaba de este tipo de eventos de grandes descuentos en un día «por lealtad a nuestros clientes, no es justo venderles unas gafas que más tarde las van a poder adquirir con una rebaja del 30%», resumía.

Fotos

Vídeos