Al borde del desahucio por una derrama

Diego Marín A.

Una familia de cinco miembros intenta evitar la subasta de su vivienda por "impagos a la comunidad" de 5.600 euros

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en La Rioja se ha concentrado hoy ante el Palacio de Justicia como medida de presión para intentar parar la subasta pública que, en principio, se producirá mañana de la vivienda de José Pérez Jiménez. El hombre es cabeza de una unidad familiar con una esposa, dos hijos y un nieto, todos ellos en situación de desempleo y subsistiendo con la ayuda social de 400 euros mensuales y los alimentos que les proporciona Cáritas.

José Pérez Jiménez tiene una deuda de 5.600 euros con la comunidad de vecinos de su casa, donde lleva más de veinte años viviendo en propiedad. «Lo que empezó siendo un procedimiento de cuantía menor, un monitorio, se ha transformado en una ejecución de títulos judiciales», ha explicado Nieves Verano, representante de la PAH, a las puertas del Palacio de Justicia de La Rioja, y ha solicitado al juez que «valore la proporcionalidad de la deuda con la comunidad de vecinos, recientemente incrementada, con el hecho de que cinco miembros de una familia, incluyendo un niño de 3 años, puedan acabar desahuciados».

Esta deuda, según cuenta la agencia Efe, corresponde a una derrama de 280 euros mensuales acordada por la comunidad de propietarios hace tres años para remodelar la escalera del edificio, pero según Pérez, las obras se han quedado a medias.

"No quieren dinero, lo que quieren es desalojarme y quedarse con mi casa", ha subrayado este hombre.

Desde que se supo que la vivienda salía en subasta, han acudido varias personas "como buitres" a interesarse por la vivienda, que se ha tasado en 25.000 euros, ha agregado.

La intención de la PAH es que no se celebre la subasta pública de la vivienda, y que se abra un periodo de pago de la deuda, que afirman se podrá solventar gracias a aportaciones particulares. La abogada de la familia amenazada por el desahucio ya ha presentado un recurso de anulación y otro extraordinario de anulación del procedimiento y los afectados están a la espera de una respuesta, aunque, al parecer, «no quieren negociar».

José Pérez Jiménez, cuya vivienda se encuentra en la calle Marqués de San Nicolás, en pleno casco antiguo de Logroño, ha mostrado su agradecimiento a la PAH. «Son ángeles», ha descrito, reconociendo también el apoyo tanto de su asistenta social como del Ayuntamiento de Logroño. José, minusválido, afirma ser víctima de «una estafa» y pide al juez que le permita pagar la deuda.

La presión, al alquiler

Nieves Verano ha valorado que, actualmente, «los desahucios en La Rioja están paralizados por una sentencia de la Unión Europea, hay una suspensión cautelar del Tribunal Superior de Justicia mientras consulta al Tribunal de Justicia de la UE sobre la cláusula de vencimiento anticipado, que tienen el 99% de las hipotecas, y aquí estamos en ‘stand by’ por eso y por la moratoria» e informó que «se ha trasladado toda la presión a los alquileres, la ley de arrendamientos urbanos sólo te permite demorarte en uno o dos pagos, si no los haces, te mandan a la calle rápidamente».

«Un 60% de los desahucios en La Rioja son ahora en viviendas en alquiler. Llevamos mucho tiempo en el que los desahucios que ha habido son en casa en alquiler», ha advertido la representante de la PAH.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos