Los bomberos intensifican sus protestas contra las guardias localizadas forzosas

Efectivos del parque de bomberos de Logroño, ayer, ante las puertas de la Alcaldía en el interior del Ayuntamiento. :: justo rodríguez/
Efectivos del parque de bomberos de Logroño, ayer, ante las puertas de la Alcaldía en el interior del Ayuntamiento. :: justo rodríguez

El grueso de la plantilla, más de una treintena de efectivos, se planta en el Ayuntamiento para hablar con la alcaldesa

JAVIER CAMPOS LOGROÑO.

«Hace cuatro semanas que, completamente indignados, comenzamos con nuestras acciones de protesta: primero, de acampada en la plaza del Ayuntamiento; luego, irrumpiendo en un pleno para hacer públicas nuestras reivindicaciones; posteriormente, protagonizando un encierro en el propio parque para que el jefe acudiese a hablar con el equipo de Gobierno, y no le hicieron caso; y hoy estamos aquí para que se nos escuche de una vez por todas y den la cara. Tanto la alcaldesa como los concejales Miguel Sáinz y Mar San Martín, que nos han dado su palabra y no la están cumpliendo».

Las palabras de Javier Villena, bombero de Logroño, fueron aplaudidas por el grueso de la plantilla en la plaza del Ayuntamiento, donde más de una treintena de efectivos -con el apoyo de distintos miembros de la junta de personal- hicieron acto de presencia en vehículos del parque y desplegaron una pancarta con el lema 'Con la seguridad no se juega'.

Los bomberos de Logroño han intensificado sus protestas contra las guardias localizadas forzosas. El colectivo continúa reivindicando la retirada de la 'imposición' «de estar a menos de 15 minutos del parque fuera de nuestra jornada laboral».

El Gobierno local reitera que mantiene su voluntad de dialogar en el marco de la Mesa de Negociación

«Hace dos años y medio que reclamamos la negociación de un acuerdo voluntario en tiempo y forma y hace dos años que la alcaldesa utiliza las resoluciones como herramienta para paliar la evidente falta de personal forzándonos y limitando nuestro derecho al descanso», recordaron para dejar constancia de que «las guardias localizadas obligatorias no funcionan de manera eficaz y el servicio no dispone de personal suficiente para atender dos siniestros simultáneos de forma segura».

Los bomberos denunciaban ayer nuevamente que el equipo de Gobierno «no da respuesta» a sus reivindicaciones y recordaban que «ya hay un acuerdo pactado -hace cinco meses que se nos ofreció, lo aceptamos y siguen sin cumplirlo-». Villena se refería a las guardias localizadas «voluntarias» y a «más efectivos». «Falta personal, mucho personal... y este sistema de guardias forzosas no funciona ni salvaguarda con garantías a los ciudadanos de Logroño ni de las zonas que por cercanía tiene asignadas». Algunas incidencias menores, de hecho, se han dejado de cubrir.

Los efectivos recorrieron ayer las distintas dependencias municipales para hablar personalmente con la alcaldesa -que estaba fuera-, con los concejales delegados y hasta con el interventor. El equipo de Gobierno, ya por la tarde, informaba mediante un comunicado que mantiene su voluntad de negociar las condiciones laborales de los bomberos en el marco de la Mesa de Negociación y salvaguardando las prestaciones de un servicio esencial para la ciudad.

«No se pueden utilizar las guardias como elemento de presión, como así ha dictaminado la Justicia, ni llegar a acuerdos sin respaldo legal», dejaba claro el Gobierno local mientras ponían de manifiesto que los representantes del colectivo «han mantenido en la última semana su reiterada negativa a asistir a las reuniones e incluso han utilizado elementos de presión más allá de lo que puede entenderse como protesta legítima».

El equipo de Gobierno concluía, además, precisando que los términos en que deben prestar las guardias localizadas «son los mismos en los que se estaban cubriendo cuando se acogían de manera voluntaria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos