Bici o chatarra

EDUARDO GÓMEZ

Frente al número 5 de Padre Claret alguien candó una bicicleta con una gruesa cadena antirrobo a un banco municipal como un reto a los amigos de lo ajeno. Se mantuvo varios meses aguantando el crudo invierno. Primero le desapareció el sillín y alguien sugirió que sería autoría del propietario porque de esa forma nadie se la llevaría. Con el tiempo desapareció la rueda trasera. Después le tocó el turno a la cadena y así sucesivamente, volaron frenos, pedales, magnetas, etc. hasta dejar el cuadro pelado, como una chatarra y un auténtico estorbo. Así aguantó hasta que ha desaparecido. Menos mal que no se llevaron el banco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos