'Bajo mínimos', una denuncia desde diciembre del 2015

Un bombero llegó a acampar a finales de año como protesta. :: d. u./
Un bombero llegó a acampar a finales de año como protesta. :: d. u.

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

El 5 de abril del 2016 fue cuando los bomberos de Logroño, con su comparecencia masiva ante los medios de comunicación, visibilizaron un conflicto que venía de atrás, pero que hasta entonces apenas había dado la cara a la opinión pública. El 14 de enero del 2016 el pleno aprobaba un plan director para el parque de Bomberos, a instancias de PSOE y Cambia Logroño, «ante la situación de abandono y marginalidad en la que está dejando el PP a otra unidad especial de este Ayuntamiento». Se hablaba entonces de la necesidad de ampliar personal, hasta en 15 personas más, de actualizar los medios materiales, y de la puesta en marcha de planes de formación específicos y planes de prevención de riesgos laborales actualizados. No en vano, lo de 'bajo mínimos' ya estaba activo desde el diciembre anterior. Posteriormente se destaparía todo lo relativo a las guardias localizadas forzadas. Y es que la polémica originada tras tales guardias vía resolución de Alcaldía a las que se opone la plantilla por considerarlas que atentan contra sus derechos personales y laborales -y que siguen en los tribunales- no fue más que la gota que colmaba el vaso y que sacó a la luz el problema de fondo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos