El Ayuntamiento cederá la gestión del mercado de San Blas a manos privadas

La reforma prevista en el conjunto del edificio permitirá hacer uso de las tres plantas. :: jonathan herreros/
La reforma prevista en el conjunto del edificio permitirá hacer uso de las tres plantas. :: jonathan herreros

El Consistorio busca profesionalizar la plaza para mejorar su oferta involucrando, si lo desean, a los propios comerciantes

África Azcona
ÁFRICA AZCONALogroño

El Ayuntamiento de Logroño cederá la gestión del mercado de San Blas a manos privadas en un intento de revitalizar su actividad comercial con nuevas fórmulas que permitan afrontar las nuevas necesidades de los consumidores. El Consistorio, apoyado por los estudios técnicos internos que desaconsejan continuar con la gestión municipal, reconoce que la mejor salida para las históricas instalaciones es retirarse y que sea una empresa especializada la que afronte la explotación del céntrico mercado, que en cualquier caso, deberá mantener su carácter de comercio de proximidad y con una oferta de alimentación fresca.

Más

«Hay que replantear el sistema de gestión de la plaza para profesionalizarla... Las administraciones no somos las mejores en este sentido... históricamente debíamos garantizar el servicio de abastos, pero estamos en otros tiempos», explica la concejal de Comercio, Pilar Montes, un día después de convocar a los propios comerciantes para darles cuenta del nuevo modelo y las vías que se abren a partir de ahora.

Según se les informó, en los próximos días se va a licitar un estudio de viabilidad, que determinará el estado estructural del edificio y de todas las instalaciones que alberga. Se quiere tener un conocimiento exhaustivo del conjunto y una propuesta de los usos que se le puede dar. «El estudio definirá el proyecto constructivo de las obras necesarias dentro del propio edificio, habrá un análisis documentado de cómo mejorar la oferta, la distribución comercial, el número de puestos necesarios, los diferentes usos que se puedan dar». Una vez se elija el estudio de viabilidad más adecuado, según la edil, será cuando se liciten las obras «con el objetivo de que la propia obra y la gestión o explotación económica la realice el mismo concesionario».

El objetivo es que San Blas vuelva a ser un referente de la compra de productos frescos en Logroño, pero sin renunciar a otras alternativas. «En estos meses hemos visitado muchos mercados que comparten nuestra misma problemática, unos han incorporado parte de restauración; otros, actividad cultural, comercial... Hay miles de modelos según cada circunstancia, nosotros tenemos que encontrar el nuestro». Lo que está claro es que, dentro de las líneas estratégicas, está atender la reforma integral de la plaza, el edificio en su conjunto, lo que obligará a modificar el propio plan general con los usos que ahora están permitidos, así como la revisión del modelo de negocio para hacerlo más competitivo. «No hay reparto a domicilio, cosigna...».

Se busca «un cambio radical» a manos de una empresa especializada, involucrando a los propios comerciantes de la plaza si lo quisieran. «Hay ciudades donde ellos mismos, a través de asociaciones, han llevado a cabo la explotación del mercado, en otros se han integrado como parte activa de la empresa. Los comerciantes son los que mejor conocen el negocio», argumenta la edil, pero, como incide, en todos los casos analizados hay un gerente profesional, una figura que, ya anuncia, será quien también asuma el rol de organizar y tomar las decisiones en el nuevo San Blas. «Su papel es fundamental, es quien se encarga de la actividad y del espacio y con quien se deben establecer las relaciones que hasta ahora viene desempeñando el Ayuntamiento», señala. En la actualidad, hay dos empleados municipales destinados para el control del mercado y velar por su buen funcionamiento; además, desde el Consistorio se asume el servicio de limpieza y recogida de residuos.

Con el 2021 en el horizonte

En su hoja de ruta el Ayuntamiento tiene previsto emplear cuatro años, un tiempo que trasciende esta legislatura y que parte con el consenso de todos los grupos municipales. «En las próximas semanas licitaremos el estudio de viabilidad con el objetivo de que a finales del 2018 tengamos definidos los nuevos usos y el planteamiento de futuro del nuevo mercado, que deberá estar en funcionamiento a últimos del 2021. Se trata de un proyecto muy ambicioso, que se lanza ahora, pero que deberá continuar el próximo equipo de Gobierno». «De momento lo que tenemos es una foto fija de la situación; desde las unidades técnicas nos presentaron a todos los Grupos su análisis, cuya principal conclusión es que no se recomienda la gestión directa del Ayuntamiento. Tras analizar las conclusiones hemos llegado a un consenso y a un compromiso de todos».

El 2021 no es un año cualquiera. Es el horizonte temporal que condiciona las decisiones, ya que las actuales concesiones de los puestos, salvo en cuatro casos, terminan en esta fecha y, como señala Montes, a partir de entonces no hay posibilidad legal de prorrogar esa concesión. «Si no adoptamos las decisión que ahora tomamos, ocurriría que ese año habría que hacer una nueva licitación abierta y no se podría garantizar la continuidad de ninguno de los que están ahora. Éste, en parte, es uno de los motivos por el que hemos planteado cambiar la gestión del mercado». En la nueva licitación se articulará la forma en que todos aquellos que están ahora explotando su actividad puedan formar parte del proyecto. «Habrá a quien no le interese por la jubilación, pero también esperamos atraer nuevos emprendedores», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos