Aprobada la creación de un 'bonoparking' con la oposición del PP que lo considera ilegal

Á. A. LOGROÑO

Los párkings de Logroño están infrautilizados, mientras las 'segundas filas' bloquean la ciudad. Con este mensaje de fondo el concejal socialista, Vicente Ruiz Cazorla, defendió ayer su moción en la que proponía la creación de un 'bonoparking' para los aparcamientos de rotación en Logroño. La propuesta, que plantea llegar a acuerdos con las empresas concesionarias, contó con el apoyo de todos los Grupos, excepto el PP por considerar que se trata de una inicial ilegal: «El Ayuntamiento no puede llevar a cabo este tipo de convenios porque no es un servicio que preste directamente», esgrimió el portavoz Francisco Iglesias, que aprovechó su intervención para anunciar que hoy dará a conocer una propuesta muy novedosa en relación al aparcamiento para clientes del comercio logroñés. «El Ayuntamiento podrá tener un bonobús en una concesión directa, pero no puede conveniar con una empresa privada para exigirle unos determinados bonos porque existe el libre mercado y cada una tiene su tarifa».

Ruiz Cazorla esgrimió que la ocupación media de los párkings es del 35% y criticó que el «excesivo precio» provoca que se evite su uso. «No es lógico que haya 85 coches en doble fila en el entorno del Consistorio, mientras en el párking subterráneo hay 300 plazas vacías», señaló a modo de ejemplo, al tiempo que planteó la necesidad de homogeneizar tarjetas, «porque no se puede tener once tarjetas con once tipos de descuentos».Cs apoyó la moción y consideró interesante ajustar precios y Cambia no se mostró convencido con la explicación de Cazorla, aunque estimó una evidencia que las plazas subterráneas «tienen muy poco uso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos