La Rioja

MULTAR A LOS MOROSOS

Ciudadanos le ha tomado las diez huellas dactilares al PP con una de las 150 medidas que pactaron para la legislatura. La formación naranja, anticipándose unas semanas a los plazos que ella misma había fijado, ha presentado una proposición de Ley en el Congreso para establecer un régimen sancionador contra las empresas y las administraciones morosas. Una jugada política perfecta para los de Rivera: con una única iniciativa se siguen ganando la simpatía de los autónomos y de las pymes, al tiempo que ponen distancia con las grandes empresas, esas incómodas sombras de las que no logran despegarse desde su nacimiento. El proyecto con el que han tomado ventaja a los populares aspira a acabar a través de severas multas con una práctica en las grandes corporaciones, pero también en las administraciones públicas: financiarse demorando los pagos a los proveedores.

La Ley contra la morosidad entró en vigor en el 2010 y, aunque en el 2013 fijó unos plazos de pago máximos y en el 2014 endureció las acciones de presión sobre las administraciones (para el sector privado no se llegó a aprobar ninguna medida específica), la normativa no ha evitado que la morosidad continúe. Según Crédito y Caución, matriz de Iberinform, sólo cuatro de cada diez empresas trabajan con plazos inferiores a los estipulados por la Ley, con el agravante de que los problemas de liquidez han dejado de ser la principal causa de la morosidad, y la falta de voluntad intencionada pesa más que la incapacidad de pago. Vamos, que los hay con caras más duras que el cemento.

El régimen sancionador propuesto por Ciudadanos trata de corregir esta lacra y lo hace recurriendo a esa peculiaridad tan nuestra de multar para cumplir. Sin volverse locos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate