La Rioja
Clases 'infernales' en el Sagasta

Clases 'infernales' en el Sagasta

  • El IES clausura diez aulas por las altas temperaturas registradas estos días

  • La dirección adoptó la decisión, comunicada y autorizada por la propia Inspección de Educación, tras comprobar que en determinados espacios se superaban los 30 grados

La ola de calor que afecta estos días a la capital de La Rioja se ha colado de lleno en el Sagasta. Tanto que el instituto, que este mismo año se trasladaba provisionalmente a los antiguos Colegio Universitario y edificio Comercio, en el entorno del campus de Logroño, se ha visto obligado a clausurar una decena de aulas ante las altas temperaturas registradas y que imposibilitaban el normal desarrollo de las clases.

«El martes, a las 8.15 horas de la mañana, un termómetro que colocamos en una de las aulas registraba 31 grados y decidimos clausurar un ala entera, la de arriba, la que da al tejado, porque, sencillamente, era insoportable», explicaba ayer el director del histórico instituto, Alberto Abad, a Diario LA RIOJA. Ya varios días antes, la dirección había tomado la misma decisión con determinados espacios donde también se habían superado los 30 grados.

«Inhumano» e «infernal» son algunos de los adjetivos utilizados por el propio Abad para definir una situación «desconocida hasta la fecha» e incluso «inesperada» porque lo cierto es que colegios e institutos no disponen de aire acondicionado. «Llevamos toda la semana moviendo clases», explica mientras cifra en alrededor de 160 los alumnos afectados.

Los problemas se centran especialmente en el viejo edificio Comercio, y en las zonas que dan a Luis de Ulloa y la esquina con Caballero de la Rosa. «Donde se ubican los alumnos de 1º y 2º de Bachillerato y 4º de la ESO, si bien afortunadamente los de 2º ya han terminado y a los de 1º les quedan algunos exámenes y ello ha facilitado su reubicación».

La dirección adoptó la medida de prescindir de esas aulas, la misma fue comunicada y autorizada por la propia Inspección de Educación, y de cara al próximo año Abad espera encontrar una solución junto a la Consejería. De momento, el propio director ha pasado a la acción «y el otro día fui a comprar dos aparatos de aire acondicionado portátiles, en los que nos hemos gastado 700 euros, para mantener refrigeradas al menos dos de las aulas de la parte afectada y mantenerlas en uso», cuenta Abad, quien asegura que desde la citada Inspección le mostraron su apoyo en caso de tener que suspender algunas clases.

La adecuación del complejo para recibir a la comunidad educativa del IES Sagasta mientras se lleva a cabo la reforma integral de sus centenarias instalaciones en la Glorieta del Doctor Zubía se llevó a cabo en las fechas previas al traslado culminado el pasado verano y nada ni nadie fue capaz de presagiar entonces tales problemas.

Las decisiones, al menos hasta que acabe el curso el próximo 26 de junio, se seguirán sucediendo y, por ejemplo, de cara a la graduación de los alumnos de 4º de la ESO se ha solicitado un espacio a la UR como alternativa al provisional Sagasta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate