La Rioja

Mucha más fiesta que negocio

Ambiente festivo en la calle Portales.
Ambiente festivo en la calle Portales. / Miguel Herreros
  • Tenderos del mercado, artesanos y feriantes registran «ventas flojas» en San Bernabé

  • Mientras los encargados de la puesta en escena del programa hablan de «afluencia masiva», los que viven de los festejos achacan al calor los malos resultados económicos

San Bernabé 2017; pez, pan, vino... y calor. Tanto que, a quienes no les salen las cuentas tras cerrar la caja, achacan a las altas temperaturas los malos resultados económicos. Logroño despidió las fiestas en honor del patrón con una doble lectura: la de los encargados de la puesta en escena del programa valorando la «afluencia masiva» a todos y cada uno de los actos desarrollados y la de los profesionales itinerantes que encuentran en los festejos su modo de vida y que «no han visto cumplidas» sus expectativas de negocio.

Tenderos de los mercados, artesanos y feriantes, como ya hiciese el día anterior el Circo Holiday -cifrando la caída del público asistente a sus funciones hasta en un 60%- hablaban ayer de «ventas flojas» del 8 al 12 de junio. Éxito de público en las calles del Casco Antiguo, sí; actividades que gozaron del favor popular, que también; pero, ¿y las ventas?, ¿qué ha sido de las ventas? «Flojas, flojísimas... terrible, la verdad», sentencia Pablo Llorente, de la Asociación Solo Artesanos, responsables del mercado renacentista.

Un centenar de puestos que, «según me transmiten, han visto desfilar mucha gente, pero poco predispuesta a gastar». Algo «que no es normal habiendo la afluencia que ha habido» y que tendría cierta explicación en la ola de calor vivida este fin de semana «pues mercados similares en otras zonas de España han registrado los mismos o peores resultados».

El «peor que el año pasado» de 'Solo Artesanos' coincide con el balance de la Asociación de Elaboradores de Alimentos Artesanos de La Rioja (ARTESAR), que sumaba más de otra treintena de puestos, concretamente a la plaza del Mercado, estos pasados días. «Somos conscientes de que este tipo de mercados está a la baja en los últimos años, pero cuando el 95% de los participantes te dicen que han librado a duras penas y que incluso hay quien se va a plantear su continuidad el año que viene...», añade Yolanda Maestro, una de las responsables de la asociación.

Tampoco le ha ido bien a la Asociación de Industriales Feriantes de La Rioja, desde donde Pedro José Arnedo 'dejaba' el balance en «similar al año pasado». San Bernabé es una feria de transición, «que gusta», pero el calor ha reducido las «horas buenas» y «se ha notado en la caja, claro que se ha notado».

Resultados dispares en hostelería... Dependiendo de la zona: de «del Espolón hacia el Ebro se ha trabajado bien -aunque sólo el sábado-, pero en el resto de la ciudad como si se hubiese cerrado» de Francisco Martínez-Bergés de Hostelería Riojana al «es un puente que, seamos realistas, provoca e invita a irse fuera y es lo que ha pasado» de Demetrio Domínguez de la Asociación Riojana de Hoteles, aunque con opiniones diferentes casi por cada bar, casi por alojamiento en concreto.

Distinto, en cualquier caso, al balance ofrecido por los artífices del programa, desde la Federación de Peñas a la de Casas Regionales -con Juan Sánchez y Mar Luna al frente, respectivamente- para poner en valor la asistencia y participación -con degustaciones agotando existencias, además-, o compañías y asociaciones como Sapo Producciones o en Escena. «La respuesta del público ha sido excelente, mejor imposible, y es el camino a seguir», concluía Martín Nalda en relación a las comedias del sitio y al '¡Qué vienen los franceses!'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate