La Rioja

«Hay usuarios que no necesitan rampas, pero sí textos adaptados»

En los últimos años se ha evolucionado en acondicionar espacios accesibles físicamente, pero quedaban otras adaptaciones pendientes como las relacionadas, por ejemplo, con el ámbito de la comunicación. Y es que, como explica Ana Rosa Martínez, coordinadora del Plan Municipal de Integración de Personas con Discapacidad, «hay usuarios que no necesitan rampas o ascensores adaptados, pero sí textos con letra grande o más textos escritos en braille...». A la hora de organizar un evento, desde una charla a una obra de teatro, habría que acostumbrarse, en su opinión, a contar con la presencia de personas que no pueden ver con claridad la letra pequeña o con dificultad intelectual «y necesitan una información más básica, con frases cortas».

Como explica, en el ámbito municipal ya hay experiencias que se van llevando a cabo teniendo en cuenta todas estas especificidades. Un ejemplo es el espacio de la 'Viajateca', de La Gota de Leche, donde se viene incluyendo un intérprete cuando es necesario o el propio Plan Municipal de Integración de Personas (IV), del que, además del formato normal, cuenta con otro de lectura fácil. Lo que se pide es que «se reflexione con antelación antes de organizar un acto» y se determinen las necesidades de comunicación, de mobilario, de ajuste de intensidad de la luz, la conexión a un bucle magnético para amplificación del sonido...