La Rioja

Aguas estancadas en Montesoria

video

/ P.H.

  • Los vecinos denuncian que la actuación para resolver los desbordamientos en la zona no está atajando el problema

Ni el remedio ni la enfermedad. Los vecinos de la logroñesa zona de Montesoria no están conformes con la solución al problema que sufrían de presencia de agua estancada y maloliente en el área sin edificar de las inmediaciones de su urbanización, y que se localiza a caballo entre los términos de Logroño y Lardero, pendiente desde hace años de un enlace urbano.

Los residentes en Montesoria denunciaron hace un par de meses que, como consecuencia de unas obras que Lardero realizó para solventar un problema en la conexión a un colector, parte de las aguas acababan en una acequia de la jurisdicción de Logroño que, dado que este entorno lleva décadas sin acoger actividad agrícola, se encuentra embebida por la maleza. Como resultado, este río se desbordaba en este punto limítrofe generando, según los vecinos, incluso una «laguna».

Hace algo más de un mes, los Ayuntamientos de Logroño y Lardero se reunieron para avanzar en la resolución de varios asuntos que les afectan. Entre los compromisos que alcanzaron, figuró que Lardero emprendiera una actuación para resolver estos desbordamientos que, insisten los residentes en Montesoria, corresponden a «aguas fecales». Avalan esta afirmación el «mal olor» en la zona, donde «sigue saliendo agua aunque no llueva, por lo que no son pluviales» y que «aparecen toallitas y compresas».

La solución acometida (una zanja que canaliza las aguas procedentes del alcantarillado de Lardero hasta una antigua acequia que bordea Montesoria y que, tras recorrer un tramo, se sumerge por un hueco en la red de Logroño) no les satisface: «La capacidad del cauce excavado resulta muy superior al del caudal generado, por lo que se produce un embalsamiento de fecales», critica el presidente de la Asociación de Vecinos de Montesoria, Miguel Rioja, quien advierte de que los malos olores que ocasiona derivarán con el ascenso de las temperaturas en una proliferación de mosquitos, además de en la presencia de ratas en esta zona limítrofe entre Logroño y Lardero en la que viven unas 600 personas.

Aguas estancadas en Montesoria

Rioja y otros residentes en el área no entienden cómo se ha abierto una conducción de agua «a escasos cuatro centímetros de una arqueta de electricidad» y que no se haya limpiado el canal de riego que debería encauzar el agua a la red de alcantarillado. Ésta se represa porque está «lleno de maleza y suciedad».

Una denuncia medioambiental

El colectivo vecinal se dirigirá por escrito al Ayuntamiento logroñés, al que propone que «las fecales se conduzcan mediante una tubería desde el punto en que se generan hasta el aliviadero en el que se vuelven a sumergir». También prevén presentar una denuncia ante el organismo medioambiental competente: «Creemos que la causa de estos desbordamientos es la falta de las infraestructuras necesarias para todas las nuevas viviendas de esta zona, por lo que la red de alcantarillado está sobrepasada y el agua rebosa», considera el presidente de la Asociación de Vecinos de Montesoria.

Consultado al respecto, el Consistorio de Logroño se remite a la reunión que mantuvo con Lardero y en la que se acordó que este tema lo asumía el municipio vecino. «Es competencia de Lardero», remarcan.

Por su parte, el alcalde de Lardero, Juan Antonio Elguea, niega que se trate de fecales y asegura que el agua que ahora se ve en el área «estaba de antes» de las obras. Sostiene que se han limpiado los restos de fecales que hubo y que, a partir de que finalice la actuación, «no va a caer una gota más ahí».