La Rioja

Logroño sumó a su parque móvil 1.350 turismos y 250 motos el año pasado

Tráfico de vehículos durante una jornada normal en la Gran Vía de la capital riojana. :: sonia tercero
Tráfico de vehículos durante una jornada normal en la Gran Vía de la capital riojana. :: sonia tercero
  • Por primera vez en el último lustro, el padrón de vehículos cerró en positivo el 2016 con 84.760 unidades

Remonta el parque móvil logroñés. Si hasta 2011 no dejó de crecer, después, como tantas otras cosas estos años, notó la crisis y fue reduciendo sus cifras. Sólo este último padrón del impuesto de vehículos, el que contiene los recibos que se pasarán al cobro en unas semanas, ha notado la recuperación de los números y ha mejorado aquella cifra de hace más de un lustro.

Son, en total, 84.760 vehículos y, de ellos, 62.579 son turismos. El año pasado había circulando por las calles de la capital 1.500 vehículos menos. Porque no sólo hay más turismos, en concreto 1.350 más, sino que también ha subido la cantidad de motocicletas en más de 250 unidades. De las 6.802 del año pasado, se cuentan ahora 7.054.

En los últimos quince años, el conjunto de vehículos de motor de la ciudad ha crecido en cerca de 18.000. En 2002, el total sumaba 66.771 y los coches eran 49.867.

¿Qué más ha crecido? En el último padrón figura algún autobús más (de 174 a 180), algunos remolques y semirremolques más también (de 586 a 612 los primeros y de 462 a 478 los segundos) e incluso se ha sumado algún tractor (de 1.710 a 1.728). ¿De qué hay menos? Este año en la lista hay menos camiones (de 9.092 a 9.068) y menos ciclomotores (de 3.177 a 3.061).

A cuenta del mayor número de recibos que se emitirán, el Ayuntamiento obtendrá cerca de 110.000 euros más; en total, 6.883.864 euros. Y eso que no todos los vehículos que se utilizan en la ciudad pagan porque la ley de Haciendas Locales exime a ambulancias, coches oficiales y los autobuses del transporte público. La administración local puede bonificar en los casos que decida y, en este caso, se ha decidido por los vehículos a gas o híbridos y por los eléctricos, si bien de estos sólo hay en total cuatro casos.