La Rioja

El director del centro agradece la intervención pero reclama más espacio

logroño. El IES Batalla de Clavijo está formado por un conjunto de seis edificios unidos por un porche, que se levantan en una parcela que cuenta con poco espacio disponible, lo que, en palabras de su director, Andrés Mateos, condiciona la vida diaria en el centro escolar. «Los edificios son viejos y, básicamente, hay escaleras por todos los lados, que originan importantes problemas de accesibilidad».

Por ello, la nueva intervención, ganada a un terreno en pendiente y que ha obligado a trabajar con una maquinaria compleja, ha sido especialmente bienvenida en el centro. «Las dos nuevas aulas nos han dado aire, pero seguimos estando bastante justos y necesitaríamos más espacio», indicó el director, quien en todo caso, agradeció al consejero de Educación «el esfuerzo realizado con las nuevas instalaciones, en las que desde ayer ya estudian y realizan prácticas holgadamente los 30 alumnos de Mantenimiento y Montaje.