La Rioja
Trabajos, ayer tarde, de derribo de los muros que quedaban aún en pie en la Casa del Cuento. :: Díaz uriel
Trabajos, ayer tarde, de derribo de los muros que quedaban aún en pie en la Casa del Cuento. :: Díaz uriel

Los muros que quedaban de la Casa del Cuento, derribados «de urgencia»

  • Los trabajos, que han sido adjudicados mediante una orden por emergencia a Ortiz por 56.500 euros, se retomarán el próximo lunes con el desescombro

«Comienzo de obras por emergencia». La orden se firmó por la mañana, y tras la pertinente autorización por parte de la Inspección de Trabajo, ya por la tarde llegó maquinaria «de gran capacidad» y se derribaron los muros que quedaban en pie. Tal y como se había anunciado el jueves, ayer viernes el Ayuntamiento de Logroño demolió «de urgencia» las fachadas restantes de la Casa del Cuento para evitar derrumbes imprevistos como el sucedido el miércoles.

Según informaba el equipo de Gobierno municipal, «el interés ha sido actuar con la mayor agilidad posible para controlar el estado de la edificación y evitar molestias a los vecinos de la zona de Gallarza». Así, la demolición total fue acometida por completo durante la tarde de ayer, interrumpiendo los trabajos durante el fin de semana para retomarlos el lunes procediendo al desescombro de la zona.

Si bien el presupuesto estimado desde la Dirección Técnica de Arquitectura ascendía a 56.500 euros (IVA incluido) aproximadamente en un primer momento, posteriormente se precisaba que «puede que sufra una variación a la baja tras modificarse el plan de trabajo» -se preveía una semana para todo y solo los muros se han echado abajo en una tarde-. La retirada de escombros y otras labores de recogida y acondicionamiento del solar se realizarán ya la próxima semana. Todo será ejecutado por Ortiz Construcciones y Proyectos, una de las empresas de la UTE adjudicataria de la construcción.

Como se establece en el informe técnico que sustenta la orden de obras por emergencia, el derrumbe parcial ocurrido el miércoles -hacia las 16,20 horas- en dos de las fachadas del edificio ha desestabilizado todo el conjunto que aún continúa en pie, «produciendo fisuras y grietas de cierta transcendencia».

Así, y según se dejaba constancia en el comunicado, para evitar «un derrumbe imprevisto y desordenado» que generara molestias a los vecinos en forma de gran polvareda y estruendo, se ha decidido derribar controladamente las fachadas que permanecen en pie. Y lo cierto es que ha sido antes de lo previsto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate