La Rioja

PSOE pide que la propiedad de solar de Maristas mantenga limpieza y seguridad

  • Beatriz Arráiz subraya que «la remodelación urbanística supone aumentar la altura de los edificios hasta las siete plantas lo que rompe la armonía de la calle Ciriaco Garrido»

La portavoz municipal socialista de Logroño, Beatriz Arráiz, ha pedido hoy que la empresa propietaria del antiguo colegio de Maristas tenga "la obligación de mantener la limpieza, seguridad y ornato" del cuerpo del edificio y del solar hasta que finalice la nueva construcción prevista.

Arráiz ha analizado, en rueda informativa, el acuerdo firmado entre el Ayuntamiento de Logroño y la empresa propietaria -Buildingcenter S.A.U.- para recuperar el antiguo colegio con la construcción de viviendas, una plaza pública de 1.400 metros cuadrados y un centro deportivo municipal.

Cree que en ese convenio, que ayer anunció la alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, debe incluirse que la propiedad de este espacio se haga cargo de "mantener la limpieza, seguridad y ornato" durante el tiempo en el que se prevé la nueva actuación, para lo que se ha fijado un plazo de cinco años.

Según ha recordado, el solar de Maristas disponía de una ordenación urbanística llevada a cabo hace años por el equipo de gobierno del PSOE-PR, "mucho más acertada que la actual".

El nuevo planteamiento urbanístico que presentó ayer Gamarra "no ha añadido nuevo", excepto "la pérdida de un espacio de titularidad privada, pero de uso público, mucho más grande que la plaza pública que se quiere construir", ha afirmado.

Además, este proyecto "no es equilibrado", ya que, según ha explicado, "los cambios en la configuración de la parcelas son negativos para los intereses de la ciudad" y "beneficia especialmente a la empresa propietaria".

La remodelación urbanística, para Arráiz, supone "aumentar la altura de los edificios hasta las siete plantas", lo que "rompe la armonía" de la calle Ciriaco Garrido, donde "el resto de edificios no tienen más de bajo y cuatro plantas".

Respecto a la nueva plaza pública prevista, ha asegurado que "no es esencial", ya que se trata de una zona peatonalizada y "su único uso es el de dar entrada al nuevo centro deportivo", además de que "rompe la manzana y la configuración de la calle Ciriaco Garrido".

Para ello, ha propuesto un acceso al nuevo edificio deportivo a través de soportales, "similar a los ubicados en la plaza Martínez Famarique, que, de esta forma, se comunica con la calle Villegas".

También ha solicitado "estudiar otra ubicación, si no fuera posible su supresión", para el nuevo edificio que se construirá en la calle Calvo Sotelo, ya que "rompe el conjunto urbanístico".

Aunque "cualquier avance en esta zona es positivo", ha defendido que "no se puede aprobar cualquier propuesta", por lo que ha confiado en "poder trabajar de manera conjunta con el equipo de Gobierno municipal del PP" para "mejorar el convenio e introducir mejoras".

Arráiz ha declarado que la situación de "abandono actual" en el paseo de las Cien tiendas tiene su origen en dos decisiones del PP, como es "permitir la salida de Maristas de manera urgente, que supuso la construcción de dos viales de acceso al nuevo colegio a costa del Ayuntamiento". La segunda causa ha sido "la continua política del PP de favorecer el comercio de periferia", permitiendo que los establecimientos de la ciudad "no avanzaran, llegando a la situación actual".