La Rioja

Quiosco-bares cerrados

El quiosco-bar municipal situado en el parque del Ebro.
El quiosco-bar municipal situado en el parque del Ebro. / Juan Marín
  • Problemas en El Espolón y los parques del Ebro y La Ribera

  • El adjudicatario del espacio de ‘La Rosaleda’ ha renunciado y el Consistorio ha abierto expediente para resolver el contrato de los locales en ambos parques

Costó hace dos años encontrar abastecedores para los quioscos bares de El Espolón y de los parques de La Ribera y del Ebro. Hubo hasta dos licitaciones en el verano del 2014, meses en los que los establecimientos permanecieron cerrados, hasta dar con quien pudiera hacerse cargo de ellos. Ahora, dos años después, la situación parece reproducirse de nuevo.

En las últimas semanas el Ayuntamiento ha tramitado tanto la renuncia de la titular del servicio del bar de El Espolón, ‘La Rosaleda’, como un expediente con vistas a la resolución del contrato de prestación del servicio de cafetería y aseos públicos en el parque del Ebro y La Ribera-Campus.

En el caso de ‘La Rosaleda’, el abastecedor del establecimiento pidió primero la modificación del contrato –en julio– y la rescisión después, dado que con fecha 1 de noviembre había dejado de prestar el servicio «por la concurrencia de ciertas circunstancias sobrevenidas que le impiden continuar explotando el servicio». Un informe técnico municipal determina que no hay causas legales que amparen ni el cambio del contrato ni la resolución del mismo por lo que se entiende como una renuncia unilateral, que se acepta y se incauta la garantía.

Diferente es el caso de los quioscos bares de los parques junto al Ebro. Ya en mayo, el Ayuntamiento requirió el pago de unas cantidades pendientes, pero, pasados los meses, «la mercantil ha incumplido el requerimiento de pago efectuado», por lo que se propone incoar expediente en orden a la resolución del contrato de prestación del servicio.

«La resolución del contrato dará lugar, en su caso, a la incautación de la garantía definitiva constituida y a la indemnización de los daños y perjuicios causados a esta administración, que exceden el importe de dicha garantía», señala el acuerdo de la Junta de Gobierno, que da diez días a la empresa para presentar sus alegaciones.

La última licitación ampliaba el plazo de la concesión de los dos hasta los seis años para hacerla más atractiva. Los cánones eran de 12.000 para La Rosaleda y 6.000 para los otros dos, aunque en el concurso se ofertó algún aumento. Los quioscos han de estar abiertos al menos del 1 de abril al 30 octubre.

Temas