La Rioja

Una decisión de 4,3 millones de diferencia

Seis años después de paralizada su reubicación desde Marqués de Larios hasta Poeta Prudencio, los vecinos de enfrente de la instalación lamentan el olvido administrativo.
Seis años después de paralizada su reubicación desde Marqués de Larios hasta Poeta Prudencio, los vecinos de enfrente de la instalación lamentan el olvido administrativo. / DÍAZ URIEL
  • La propuesta de PSOE y C's, rechazada por el Pleno, se basaba en un presupuesto de la eléctrica que el PP tratará de abaratar

  • Iberdrola cifra en 4,4 millones soterrar la subestación en Cascajos y en 8,7 trasladarla al otro lado de la LO-20

Se trataba de dar una solución tras tres años sin saber nada y en ello apareció un 'estudio'. Un estudio entre comillas porque, de hecho, era poco más que un presupuesto. Un presupuesto, eso sí, que venía a completar el ya realizado años antes y que contenía dos opciones: soterrar la subestación eléctrica de Marqués de Larios en el propio barrio o trasladarla al otro lado de la circunvalación.

4,4 millones frente a 8,7 -sin IVA-, según los cálculos remitidos al Ayuntamiento por Iberdrola, y que sirvieron a PSOE y C's de base para una moción en la que, ante el incumplimiento del PP de sacarla de Cascajos y llevarla al sector Pedregales, solicitaban buscar un nuevo acuerdo de proyecto y financiación con la eléctrica, la sociedad del ferrocarril y la Administración regional para buscar la mejor ubicación y al menor coste «soterrando la misma lo más lejos posible de las viviendas en el entorno del futuro PERI».

4,3 millones de «ahorro» que, sin embargo, ni convencieron al PP ni a Ascalibre, que ya habían acordado su traslado fuera del casco urbano aunque a 400 metros del hospital San Pedro y del colegio Hermanos Maristas. «Yo no soy comercial de Iberdrola pero, por lo que veo, parece que ustedes sí», fue parte de la respuesta del concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Pedro Sáez Rojo, quien llegó a decir que de hacer caso a la compañía «la subestación estaría en el mismísimo Espolón».

«Desde Iberdrola siempre hemos considerado que la mejor alternativa para el traslado de la subestación transformadora de reparto, tanto en su aspecto técnico como desde un punto de vista estético, de integración en el casco urbano y económico, es su traslado junto a la nueva estación de autobuses. Esta opción permitiría la ejecución simultánea de las obras y el desmantelamiento de la actual antes de la finalización del resto de las actuaciones», explicaba el delegado de Iberdrola en La Rioja a la propia alcaldesa en el momento de trasladarle una nueva valoración que reforzaba con el compromiso de aportar la totalidad de la partida de gastos generales -más de 640.000 euros-.

Así, si a solicitud del Ayuntamiento en junio del 2013, Iberdrola respondía en octubre con la documentación relativa al presupuesto estimado para trasladar la subestación al sur de la LO-20 y posible cronograma del proyecto -8,7 millones y 25 meses de proceso-, más de tres años después, el pasado septiembre y ante los «sustanciales avances en el desarrollo de los diversos procesos de decisión y tramitación que configurarán la zona», trasladaban a iniciativa propia una nueva valoración aprovechando la construcción de la nueva estación de autobuses y proponiendo su soterramiento en la zona -4,4 millones-.

PSOE y C's justificaron su moción, en parte, por lo «inasumible» del coste del traslado para las arcas municipales tras tres años de inacción municipal. «Claro que estamos discutiendo el precio y, aquí y ahora, les digo que pelearemos cada euro», respondió el PP poniendo en duda determinados 'conceptos' incluidos por Iberdrola y adelantando que se buscarán otras fórmulas de financiación.