La Rioja

Radical Market reclamará a Riojafórum unos 150.000 euros por anular su feria

  • La empresa ya ha iniciado las reclamaciones con sus abogados

Logroño. «Nos dieron el visto bueno, nos hicieron un descuento del 20%, firmamos el contrato, pagamos el 25% del importe tal y como figuraba en el mismo y, a falta de 10 días para su celebración cuando ya está todo preparado y la campaña de publicidad y promoción en marcha, se echan atrás y nos dicen que no encaja dentro de los objetivos y fines de la sociedad La Rioja Turismo, propietaria del Palacio de Congresos y Auditorio de La Rioja». Quien así se explica es Andrés Molina, gerente de Radicofani, organizadora de la feria del descuento 'Radical Market' que se iba a celebrar en Logroño el próximo fin de semana y que, finalmente, se ha visto obligada a cancelar ante el cambio de postura de La Rioja Turismo.

La empresa, que ya anunciaba el pasado viernes que tomaría «las medidas legales oportunas por todos los daños derivados del -a su juicio- gravísimo incumplimiento contractual», ya ha iniciado las reclamaciones con sus abogados. Unas reclamaciones que, a falta de concretarse la vía -si bien podría ser una demanda civil en principio-, rondarían los 150.000 euros. «¿Por qué existe tanto interés en Logroño en frenar algo que se está haciendo sin problemas en el resto de España?», se pregunta Molina, quien apunta directamente a presiones políticas y de la Federación de Empresarios de La Rioja (FER), «desde cuya federación de Comercio una vez más y sin ninguna base legal se ha hecho todo lo posible para impedir la realización de esta feria».

Radicofani, quien aún no entiende la cancelación por parte de Riojafórum -«ha incumplido el contrato suscrito sin justificación legal alguna», reitera su gerente-, ya advirtió de que la anulación a solo una semana de la feria con la campaña publicitaria ya en marcha y las reservas hoteleras de los expositores participantes hechas supondrían «unas enormes pérdidas económicas para organizadores y pequeños comerciantes». Y máxime cuando Riojafórum conocía los detalles de la citada feria y que había sido cancelada de «de forma unilateral» el pasado verano en la plaza de toros de La Ribera.

La reclamación, por tanto, correspondería a la inversión en publicidad que han realizado desde Radicofani -autobuses, cartelería y redes sociales-, que rondaría los 70.000 euros; a las reclamaciones de los expositores -que ya habían movilizado recursos materiales y humanos para estar presentes en la capital de La Rioja-; y en concepto de «lucro cesante» -al haber descartado realizar el evento en Jaén este mismo fin de semana-. «Logroño ha podido de nuevo con nosotros», lamenta Molina.