La Rioja

El presidente de la Hucha, en su sede de Pío XII. :: miguel herreros
El presidente de la Hucha, en su sede de Pío XII. :: miguel herreros

«Queremos llegar estas navidades a ayudar a 130 familias logroñesas»

  • La entidad se ocupa, a lo largo del año, de facilitar la comida, el alquiler, los libros de texto e incluso las gafas a cerca de 250 familias

  • Miguel Ángel Fernández Martínez Presidente de la Hucha Popular

Quieren llegar estas próximas navidades a cubrir las necesidades de 130 familias, pero para ello precisan que las ayudas que puedan recabar alcancen los 30.000 euros. Sí, la Hucha Popular, la entidad de atención a las personas más necesitadas que es más local porque su actividad se circunscribe a Logroño, sigue en la brecha. Y si ha tenido temporadas de más protagonismo, ello no quita para que sus integrantes sigan trabajando con tanta o más intensidad.

Su labor, cuyo origen hay que buscar hace casi seis décadas en las páginas de este mismo diario, pasa por facilitar a quienes no pueden pagar servicios básicos como alimentos, medicamentos, libros escolares e incluso productos de óptica. Primero se constata que, efectivamente, existe la situación precaria, explica el presidente de la Hucha desde hace tres años, Miguel Ángel Fernández Martínez. «Somos muy escrupulosos a la hora de beneficiar a quien de verdad lo necesita», añade. La junta directiva estudia y aprueba la ayuda en cada una de las situaciones.

Además, nunca se da dinero contante y sonante, añade Miguel Ángel Fernández, sino que, por ejemplo en el caso de los alimentos, se entregan vales que se canjean en un supermercado con el que se ha llegado al acuerdo por los productos de primera necesidad. No, ya no hace falta cubrir las facturas derivadas de consumos de energía eléctrica ni de gas porque el acuerdo que ha alcanzado el Ayuntamiento con varias empresas del sector ha venido a paliar estas carencias, cuenta. Los alquileres de viviendas, los elementos de ortopedia... sin embargo, sí se mantienen en su lista de necesidades básicas que hay que solucionar. A lo largo del año, terminan atendiendo las situaciones difíciles que se les plantean a cerca de 250 familias. «Necesitan de todo», resume.

Aspira en estas fechas la Hucha a poder ofrecer a estas personas que tan mal lo van pasando alguna pequeña alegría en las fechas navideñas en forma de algo de turrón o de polvorones. Además, el día 5 quieren regalar juguetes. El año pasado contaron con la ayuda de la Guardia Civil, que organizó una recogida y que lo que logró lo entregó a la Hucha.

Estos días, la Hucha Popular ha hecho pública su cesión de un local de titularidad municipal que tenía cedido en la calle Belchite, en la estación de autobuses, junto a los radioaficionados. Allí se inició, por petición de Cruz Roja, recuerda Fernández, un reparto de alimentos del programa europeo FEAD que se mantuvo en el tiempo hasta ahora, cuando hay otras muchas organizaciones que lo llevan a cabo y que «no era objetivo fundacional», argumenta. En cualquier caso, en aquellas entregas faltaban productos frescos o productos de higiene, con lo que en la Hucha se quedan más tranquilos con su sistema de vales en el supermercado. Por lo demás, la Hucha sigue trabajando. Se les puede encontrar donde siempre, en su sede de la calle Pío XII.