La Rioja

PSOE y C's urgen a soterrar la subestación de Cascajos dentro del Plan Ferrocarril

Subestación eléctrica de Cascajos, ubicada ahora en la calle Marqués de Larios. :: díaz uriel
Subestación eléctrica de Cascajos, ubicada ahora en la calle Marqués de Larios. :: díaz uriel
  • Los grupos aseguran que el Gobierno local no ha hablado con Iberdrola desde el 2013 y que llevarla a Pedregales vale el doble (9 millones) que situarla detrás de la nueva estación de autobuses

Los grupos municipales Socialista y de Ciudadanos quieren que se alcance un nuevo acuerdo de proyecto y financiación con Iberdrola, la Sociedad del Ferrocarril y el Gobierno de La Rioja para soterrar la actual subestación eléctrica de Cascajos en el entorno del Plan Ferrocarril, lo más lejos posible de las viviendas, «con las mejores garantías de servicio y el menor coste posible».

La cuestión es que los grupos, puestos en contacto con Iberdrola, han llegado a la conclusión de que no ha habido conversaciones entre la empresa eléctrica y el Ayuntamiento para abordar la salida de la subestación de su actual ubicación desde el año 2013 y que, si el Gobierno local aseguró que había acuerdo entre las partes para llevar la subestación a Pedregales, éste nunca existió.

Los portavoces Beatriz Arraiz (PSOE) y Julián San Martín (C's) apuntaron que el presupuesto necesario para llevar la subestación a Pedregales subiría a nueve millones de euros, mientras que soterrarla en el parque trasero de la nueva estación de autobuses, que es la posibilidad que más gusta a Iberdrola, saldría por 4,5 millones porque además la empresa aportaría 640.000 euros. «Esa subestación tiene que desaparecer de donde está», indicó San Martín, quien recordó que interrumpe la prolongación de la calle Miguel Delibes.

La Sociedad del Soterramiento también está de acuerdo con esta solución, alegó el concejal, quien habló de «negligencia» del Gobierno local al apostar por el traslado a Pedregales, con un coste que dobla la solución que soterraría la subestación dentro del Plan Ferrocarril.

«No hay contacto desde 2013 y, ahora, cuando Iberdrola ve que sale la estación de autobuses, es cuando se ha puesto en contacto. Ya es hora de buscar una solución. Ahora cabe. Una vez ejecutada la obra de la estación, ya no», indicaron los portavoces, quienes apuntaron como precedentes una subestación en Bilbao, bajo el Gugenheim, o debajo de la Castellana, en Madrid.

Una larga historia

El traslado de la subestación de Cascajos empezó a barajarse en el 2007 y se aprobó por unanimidad de los grupos en el 2009, pero «luego el PP empezó a jugar a otra cosa con un objetivo puramente electoralista», de forma que se desechó la ubicación aprobada y se inició la búsqueda de otra más alejada de las viviendas en el entorno del Plan, señaló Beatriz Arraiz. «El PP prometió la subestación en Pedregales, a 400 metros del hospital San Pedro y del colegio Maristas», recordó también, pero el traslado «no se ha realizado ni hay proyecto que lo permita».

Los dos grupos, en la moción que van a presentar de forma conjunta en el próximo pleno, consideran que los nueve millones del traslado a Pedregales son inasumibles para las arcas municipales, mientras que la ubicación empeora la calidad del servicio que se está prestando y, «por supuesto, no hay ninguna certeza ni estudio técnico que avale que la misma es perjudicial para la salud», por lo que es momento de tomar nuevas decisiones.

La moción destaca que el desplazamiento de la subestación «es especialmente importante para poder desarrollar los viales de Miguel Delibes, que cobran más importancia después de haberse aprobado la opción de túnel de Vara de Rey que lleva hacia los mismos buena parte del tráfico que hoy absorbe la avenida de Lobete».