La Rioja

PP, PSOE y C's aprueban el plan para enjugar la deuda del soterramiento en un plazo de 16 años

Instantes previos a la sesión extraordinaria, que comenzó con todos los concejales de la oposición con carteles exigiendo la gratuidad del parking del San Pedro. :: juan marín
Instantes previos a la sesión extraordinaria, que comenzó con todos los concejales de la oposición con carteles exigiendo la gratuidad del parking del San Pedro. :: juan marín
  • Cambia y PR+ votan en contra y advierten de que duplicar el endeudamiento hipotecará el futuro de la ciudad, que aumentará el importe de los créditos hasta el próximo 2032

El Ayuntamiento de Logroño, con los votos a favor de PP, PSOE y C's y en contra de Cambia y PR+, aprobó ayer en sesión extraordinaria el plan de financiación de los compromisos asumidos con 'LIF 2002' hasta el 2021, que en la práctica supondrá que la deuda del soterramiento -71,25 millones a los que habría que descontar los 10 ahorrados en la 'bolsa' para tal fin- quede definitivamente enjugada en el 2032. 16 años, eso sí, que llevarán a la Administración local a duplicar su deuda -hasta tocar techo en los 93 millones previstos para el 2022- a fin de mantener la inversión en el resto de la capital, estimada en 7,5 millones al año durante esas cuatro legislaturas.

El plan, elaborado por la Intervención municipal y ya adelantado por Diario LA RIOJA, nace de la necesidad compartida por PP, PSOE y C's de planificar una hoja de ruta que permita hacer frente a las obligaciones adquiridas por el proyecto de integración del ferrocarril sin comprometer los actuales niveles de inversión pública en el conjunto de la ciudad. Algo que despierta serias dudas tanto en Cambia Logroño como en el PR+.

Hasta el 2016, tal y como recordaron la propia alcaldesa, Cuca Gamarra, y su concejala de Hacienda, Mar San Martín, ya se han cubierto tres plazos de devolución del soterramiento por 6,5 millones con recursos propios, «pero a partir de ahora las cantidades a devolver comienzan a crecer y, al superar la capacidad del Ayuntamiento, se aumentará la cuantía de los préstamos que se vienen suscribiendo cada año».

Ello, a juicio de San Martín, permitirá no poner en riesgo la inversión sin superar los límites de endeudamiento establecidos por ley en ningún momento. «La reducción del endeudamiento de los últimos años nos permite abordar nuestras obligaciones responsablemente, sin comprometer el futuro», vino a reforzar su idea la propia Gamarra, quien agradeció su apoyo a socialistas y 'naranjas' por «no estar dando la mano a los populares, sino a los logroñeses y logroñesas».

De hecho, paralelamente el pleno aprobó -con la abstención de Cambia al considerarlo parte del plan- una operación financiera en forma de modificación presupuestaria para destinar 3,1 millones de remanentes de tesorería para gastos generales -correspondientes al superávit del 2015- a amortizar un préstamo pendiente a fin de reducir deuda. «Comenzamos el 2017 con un índice de endeudamiento del 33,57% de los ingresos corrientes liquidados cuando el límite legal es del 75% y, con esta solución, siempre estaremos por debajo», repitieron Gamarra y San Martín.

«No es solución, sino problema», criticó el portavoz de Cambia Logroño, Gonzalo Peña, quien denunció que el Ayuntamiento «quedará atado de pies y manos». «La gran coalición -en referencia a PP, PSOE y C's- ataca de nuevo», concluyó tras asegurar que ello supondrá «recortes en necesidades sociales, laborales y medio ambientales». «Nos anunciaron una refinanciación del crédito del soterramiento maravillosa, y yo no lo veo por ningún lado», se sumó a las críticas Rubén Antoñanzas. El concejal regionalista cree que «se anteponen los intereses de los bancos a los de los logroñeses».

Tanto Cambia como el PR+ advirtieron de que Logroño queda hipotecada y tanto Peña como Antoñanzas se mostraron «asustados» por las cifras de un acuerdo del que hicieron copartícipes a PSOE y C's. Por su parte, tanto Beatriz Arraiz como Julián San Martín, pese a insistir en que no comparten la refinanciación aprobada en su día -insistieron en seguir trabajando para cambiarla y los socialistas lo llevarán al mismísimo Congreso- apelaron a la «responsabilidad» para sumarse a un acuerdo que «llevábamos tiempo pidiendo».

El pleno también aprobó, con el voto a favor de PP y PR+, la abstención de PSOE y C's y en contra de Cambia, una modificación presupuestaria de 508.000 euros para Logroño Deporte, que no es la primera vez que pasa, correspondiente al IVA del 2014 y parte del 2015 que finalmente no podrá deducirse la sociedad pública dada ya la larga pugna que mantiene con Hacienda por determinar si tributa como sociedad mercantil o como entidad con fines sociales.