La Rioja

Logroño aumenta su deuda para mantener las inversiones y cumplir el pago del soterramiento

Imagen de la fase 1 del soterramiento, aún pendiente de culminar, con la estación de trenes y el parque al fondo. ::
Imagen de la fase 1 del soterramiento, aún pendiente de culminar, con la estación de trenes y el parque al fondo. :: / Enrique Del Río
  • PP, PSOE y C's han aprobado un plan hasta el 2032 para afrontar el crédito de la integración del tren sin que su devolución hipoteque a la capital

El Ayuntamiento de Logroño ha aprobado hoy un plan de financiación para afrontar, «manteniendo el equilibrio presupuestario y la solvencia económica», los compromisos adquiridos con la sociedad de integración del ferrocarril 'LIF 2002' -que suponen el pago de hasta 79 millones de euros hasta el próximo 2021 en el peor de los escenarios posibles-. PP, PSOE y C's han dadi el visto bueno a la propuesta de la Intervención a fin de garantizar unos niveles de inversión pública en los próximos años cumpliendo con las obligaciones derivadas del préstamo del soterramiento y que podrían verse aliviadas con una futura venta de terrenos. PR+ y Cambia Logroño se han opuesto.

La financiación de los compromisos asumidos por la Administración local con 'Logroño Integración del Ferrocarril' -sociedad de la que forma parte junto a la regional y la central- llega después de que, durante el pasado Debate sobre el estado de la ciudad, la propia alcaldesa 'invitase' a la oposición a buscar fórmulas para afrontar el crédito del soterramiento sin que su devolución hipoteque a la ciudad, algo de lo que llevaban ya tiempo advirtiendo socialistas y 'naranjas'.

El plan que hoy se ha aprobado en un pleno extraordinario, y que se prolongará hasta el 2032, supondrá un aumento del endeudamiento «de forma controlada y siempre por debajo de los límites permitidos» con techo en 2022 para que cada año se mantengan los entre 7,5 y 8 millones de euros de préstamo que se solicitan para inversiones y obras a la vez que se puedan ir haciendo frente a las anualidades del citado crédito sindicado.

Durante esos 16 años -cuatro legislaturas-, Logroño mantendría su grado de inversión -favoreciendo la actividad económica y la creación de empleo- cumpliendo con unas obligaciones que, en cualquier caso -y, de hecho, nadie abandona la idea- pasan por la refinanciación del crédito sindicado de la fase 1. Las cantidades a devolver previstas se irían incrementando progresivamente hasta los 15,5 millones del 2024 para irse reduciendo con la misma progresividad. De la misma manera, la deuda, que partiría de 43,9, ascendería hasta los 93 en el 2022 -por debajo del límite establecido por ley, en cualquier caso- y volvería a sus niveles de la misma manera en ese tiempo.

Así, las previsiones del citado plan pasan por que en el 2032 las cuentas municipales vuelvan a la situación actual: que las cantidades de devolución de préstamos al año vuelvan a los 8 millones y la deuda municipal vuelva a los 44 millones de euros; y, además, se pueda decir que la deuda del soterramiento, que deberá ser devuelta por completo en el 2021 -eso no cambia-, haya sido digerida por las arcas locales.

Antes, y también hoy, desde el Ayuntamiento se mejorará la posición de partida. Al pleno va, de hecho, una operación financiera para reducir el endeudamiento en 3,1 millones -a cuenta del superávit del 2015-. Los números del plan, teniendo en cuenta que ya se han pagado hasta 6,5 de los 79 millones -las anualidades correspondientes al 2014, 2015 y 2016- y que los 10 millones de la denominada bolsa del soterramiento se reservarán para hacer frente al 'balloon' o pago final extraordinario de 30 millones, dejarían una cuantía a deber a día de hoy de 61,2 millones, que son los que devolviéndose hasta el 2021, quedarían enjugados 10 años después de solicitar el último de los préstamos -que suelen ser por un plazo de un década-; en el 2032 -pues suelen incluir un tiempo de carencia de dos años-.

"Superar la brecha" con Cascajos

Antes de que comenzara esta sesión extraordinaria, los concejales de los grupos de la oposición (PSOE, Cambia Logroño, Ciudadanos y PR) han exhibido unos carteles en los que reclamaban la gratuidad del aparcamiento del hospital San Pedro. En estas pancartas aparece una foto de este estacionamiento, donde se han instalado unos pivotes de acceso, y la petición "No más barreras en la sanidad pública riojana".

La alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, ha recordado que en 2002 se afrontó la transformación de la ciudad y una gran parte ya se ha conseguido al "superar la brecha" que había con el barrio de Cascajos. Ha dicho que este acuerdo "da garantías de estabilidad y solvencia financiera para mantener el ritmo inversor" en el resto de la ciudad durante los próximos años y ha agradecido haber contado con apoyo de otros grupos, lo que da "más estabilidad".

La concejal de Hacienda, Mar San Martín, ha explicado que al Ayuntamiento le corresponde devolver a la sociedad del ferrocarril 79,3 millones de euros en total, por su 25 % de participación en esa entidad, desde 2014 hasta el año 2021. San Martín ha precisado que no se van a superar los límites de endeudamiento permitidos por Ley, el 75 % de los ingresos liquidados (que son 131 millones), por lo que la cantidad permitida sería unos 98 millones. Con esta operación, el Ayuntamiento iniciaría 2017 con un endeudamiento del 34 % y una deuda de unos 43 millones de euros, ambas cifras permitidas por la Ley, ha recalcado.

Además, se ha acordado -con los votos de todos los grupos y la abstención de Cambia Logroño- dedicar 3,16 millones de euros a la amortización de un crédito suscrito en 2013, que tiene uno de los intereses más elevados, con cargo a los remanentes de tesorería para gastos generales. Así, en 2017 habrá un ahorro de casi 600.000 euros entre intereses (119.000 euros) y los gastos de amortización y también se logrará bajar los límites de endeudamiento municipal.

La portavoz socialista, Beatriz Arraiz, ha recordado que su grupo ya defendió en su día la renegociación del préstamo y su refinanciación, porque se debería haber intentado que las entidades financieras asumieran parte del riesgo, la ampliación de los siete años de pago y la reducción del interés del 3 %. Ha agregado que este acuerdo es una decisión "responsable" y quien gobierne en próximas legislaturas decidirá lo que hace, pero el PSOE va a pedir que se renegocie este préstamo en el Congreso de los Diputados.

Ejercicio de "maquillaje"

El portavoz de Cambia Logroño Gonzalo Peña ha ironizado que se haya hecho un ejercicio de "maquillaje" con este Pleno, porque cree que "no es casualidad" que se traiga también una amortización de crédito para "bordear el techo de gasto", aunque en 2022 habrá 93 millones de euros de endeudamiento. A su juicio, este es el Pleno "más importante de toda la legislatura, porque este acuerdo va a encorsetar e hipotecar las cuentas futuras de la ciudad", por lo que ha considerado este acuerdo de financiación un "absoluto despropósito".

El portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos, Julián San Martín, ha indicado que no pagar la deuda del soterramiento acarrearía una suspensión de pagos y limitaría la concesión de créditos al Ayuntamiento por las entidades bancarias. Por ello, ha constatado que esta planificación es la opción más "viable", por lo que ha apoyado este asunto porque C's quiere "votar por el futuro", para los que estén más adelante puedan invertir en la ciudad además de afrontar estas obligaciones.

El portavoz del Grupo Mixto, el regionalista Rubén Antoñanzas, ha recalcado que este asunto "condiciona mucho el futuro de los logroñeses" e hipoteca la ciudad a partir del año 2021, pero Gamarra "no va a sufrir en su mandato" lo que le tocará a los que, como él, tienen voluntad de gobernar después de las siguientes elecciones. A su juicio, el alcalde socialista Tomás Santos firmó un buen crédito, puso como aval para pagar los terrenos de la antigua estación de tren, "pero el PP cambió las condiciones" y decidió que el dinero saldría del bolsillo de los logroñeses, por lo que "el aval sería el presupuesto del Ayuntamiento", ha criticado.