La Rioja

Arráiz denuncia que Gamarra engaña con el traslado de subestación eléctrica de Cascajos

Malla de seguiridad en la subestación eléctrica de Cascajos.
Malla de seguiridad en la subestación eléctrica de Cascajos. / Justo Rodriguez
  • Desde el PSOE municipal instan a la retirada de esta estructura porque impide el desarrollo de la calle Miguel Delibes

  • Cambia denuncia "otro cuento de la alcaldesa"

La portavoz del Grupo Municipal Socialista de Logroño, Beatriz Arráiz, ha denunciado hoy que la alcaldesa, la popular Concepción Gamarra, lleva seis años "engañando" a los vecinos de Cascajos con el traslado de la subestación eléctrica.

Arraiz, en un encuentro informativo, ha recordado que Gamarra, cuando estaba en la oposición municipal, se comprometió al traslado de la subestación eléctrica a la zona de Pedregales.

Por ello, ha insistido en que "la alcaldesa debe explicar públicamente la situación en que se encuentra el traslado de la misma, los costes que hay que soportar, los plazos previstos y negociaciones con Iberdrola que se han realizado".

También cree que, seis años después del compromiso del PP estando en la oposición y de tres años desde su anuncio, como alcaldesa, de la existencia de un acuerdo para el traslado de la subestación eléctrica de Cascajos, "no se ha dado ni un paso para ello, ni se ha firmado un acuerdo con Iberdrola, ni existe presupuesto ni proyecto".

Arraiz ha defendido que es necesario "eliminar" la subestación eléctrica de su ubicación actual en Marqués de Larios porque impide el desarrollo de la calle Miguel Delibes, que es una vía principal al desembocar en ella el nuevo túnel de Duques de Nájera y en donde se ubicará la entrada a la nueva estación de autobuses.

El PSOE, según Arraiz, mantiene que es necesario un gran acuerdo con Iberdrola, la Sociedad del Ferrocarril y el Gobierno de La Rioja para encontrar la mejor ubicación para soterrar la subestación eléctrica en el entorno del PERI y lo más alejada de las viviendas.

Ha añadido que esta nueva localización debe garantizar el mejor servicio a los vecinos de la zona y suponer el menor coste posible, pero Iberdrola y la Sociedad del Ferrocarril deben asumir la financiación de este traslado.

También ha señalado que el Gobierno municipal del PP en 2007, cuando era Gamarra portavoz de su grupo, acordó trasladar la subestación eléctrica de Cascajos a una parcela de Poeta Prudencio.

En septiembre de 2009, con un Gobierno municipal liderado por el PSOE, se acordó en pleno, por unanimidad, ese traslado y la Junta de Gobierno Local estableció el inicio de la modificación del Plan General Municipal para hacer efectivo el acuerdo con Iberdrola, que consistía en una permuta de parcelas que hiciera posible, cuanto antes, una subestación eléctrica soterrada.

Además, la Sociedad del Ferrocarril había encargado previamente unos estudios para encontrar una nueva ubicación, se optó por una solución de subestación soterrada y se cifró el coste del traslado en casi seis millones de euros.

"Sin embargo, meses después del acuerdo plenario y por motivos claramente electorales, el PP, impulsor de la instalación de la subestación en la calle Poeta Prudencio, cambió de opinión", según Arráiz.

Ha precisado que el PP apoyó a la asociación Ascalibre, de la que "no se ha vuelto a saber nada", y utilizó esta nueva ubicación de la subestación como "arma" contra el Gobierno municipal formado por el PSOE y PR al alegar que la localización actual podría generar problemas de salud a los vecinos de la zona.

A ello ha sumado que en 2009, con el PP en la oposición municipal, Gamarra "prometió" trasladar la subestación eléctrica fuera del barrio de Cascajos, al sector de Pedregales, a 400 metros del Hospital San Pedro y el colegio de Maristas, en "un suelo con clara vocación residencial y en el que posiblemente en el futuro se construirán viviendas".

El PSOE, desde entonces, pide que el Gobierno local popular cumpla con sus "promesas electorales" de llevar la subestación fuera de Cascajos.

También ha recordado que Gamarra, en 2015, ya como alcaldesa, explicó que, cuando avanzaran las negociaciones, se establecieran costes concretos y la manera de financiarlo y se informaría sobre el traslado de la subestación.

Cambia: "Otro cuento"

Por su parte, el Grupo Municipal de Cambia Logroño ha resaltado hoy en nota los "incumplimientos" de la alcaldesa, la popular Concepción Gamarra, sobre la subestación eléctrica de Cascajos.

Ha añadido, en una nota, que, ante el anunciado comienzo de las obras de la nueva estación de autobuses, el Ayuntamiento tiene que solucionar el problema que tienen los vecinos de Cascajos con la subestación eléctrica y cumplir, "de una vez por todas", con el compromiso adquirido con los ciudadanos.

Cambia Logroño ha recordado que Gamarra dijo que en abril de 2013 estarían en marcha las obras de la nueva subestación; tres meses después, anunció el acuerdo entre Iberdrola y el Ayuntamiento para el traslado de esa instalación eléctrica.

"Estamos en noviembre de 2016 y los vecinos del barrio de Cascajos ven como una y otra vez son incumplidas las promesas de dar solución al problema de la subestación", ha incidido.

Ello confirma, ha dicho, que este asunto es "uno de los numerosos cuentos de la alcaldesa, prometer y no cumplir, actuando de cara a la galería y no en favor de los intereses de los vecinos de Logroño".

También se ha referido a que el Ayuntamiento de Logroño está incumpliendo la directiva europea sobre el diseño e instalación de tendidos eléctricos de alta tensión en núcleos urbanos.