La Rioja

Un problema eléctrico para el incinerador del crematorio durante una hora

Un problema eléctrico mantuvo parado el sistema incinerador del crematorio logroñés durante una hora en la mañana del jueves. Tras la reparación, todo volvió a funcionar con normalidad, indicaron ayer desde el Ayuntamiento de la capital. El miércoles hubo alguna queja a través de redes sociales: «¿Cómo se puede ir a una cremación y tener roto el incinerador?», indicaba una usuaria de Twitter.

En abril, en concreto el pasado día 20 de ese mes, el servicio de incineración permaneció cerrado por una revisión de los hornos, una labor de mantenimiento habitual y periódica, pero que obligó a trasladar una de las cremaciones previstas a Calahorra, mientras que las otras cuatro previstas para esa jornada se llevaron a cabo al día siguiente.

Logroño dispone de dos hornos en el cementerio del barrio de San Antonio. El segundo se abrió en el 2010 -el primero es del 2001- ante la demanda creciente. Las incineraciones multiplican por tres las inhumaciones. El último año han sido 1.125.