La Rioja

La construcción retorna a La Guindalera con una promoción de 35 viviendas

  • Con la licencia concedida ya por el Ayuntamiento, las obras se iniciarán en unos días, tras años en que la venta de pisos ha sido cosa de los bancos

Volverá a haber grúas en La Guindalera. Después de varios años de parón en los que se ha ido dando salida a la notable bolsa de pisos nuevos y vacíos que dejó el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, hay quien vuelve a construir de nuevo en este sector de la capital.

Se trata del solar situado entre avenida de la Sierra y la calle Sequoias, con una valla en su perímetro donde se anuncia la construcción de 35 viviendas, tres de las cuales van en planta baja y las demás en cuatro alturas, como sucede en la zona. La promoción tiene ya licencia de obras.

El comienzo de las obras, según confirmaban ayer en la promotora responsable, Profal XXI, será la semana que viene porque buena parte del edificio se encuentra ya vendido (algo más del 80%). El sector, al sur de la ciudad, mantiene su atractivo, señalan en la firma, en la que han optado por viviendas más grandes, de tres y cuatro dormitorios, frente a los numerosos apartamentos que se construyeron en otro momento porque entienden que ahora la compra de una vivienda no tiene como objeto la inversión, como sucedió en el pasado, sino habitarla. En total, como suele suceder en estos casos, serán dos años de trabajos.

Con esta intervención, la acera de los números impares de la avenida de la Sierra hasta el sector Ramblasque, aún sin urbanizar, quedará completa. No sucede lo mismo en el lado de los pares, cuyos primeros números aún no existen porque los solares, seguidos del campo de fútbol de La Gaunas y hasta el colegio La Guindalera, siguen vacíos y no registran de momento movimiento alguno.

La urbanización de La Guindalera se inició en el 2002. Iban a ser 1.100 viviendas en bloques de hasta cuatro alturas que aún no han llegado a completarse. En el 2007, estos pisos se encontraban, junto a los de Gran Vía, Miguel Villanueva o Víctor Pradera, entre los más caros de la capital, con un precio medio de 4.500 euros el metro cuadrado. Hace mucho que ya no pasa eso. Promotoras, pero sobre todo bancos, fueron vendiendo las viviendas que les quedaron en la zona a precios bastante más bajos. La promoción que ahora se construye vende un primero de tres habitaciones por 219.000 euros.