La Rioja

Tiempo de tijeras para los árboles

Las labores se prolongarán hasta febrero. :: díaz uriel
Las labores se prolongarán hasta febrero. :: díaz uriel
  • La puesta a punto afectará a 10.300 ejemplares, de forma especial a los ubicados en las aceras y alcorques

  • La campaña de poda empezó en octubre en El Espolón y se prolongará 4 meses

Como todos los años, coincidiendo con la parada vegetativa, el Ayuntamiento ha comenzado la campaña de regeneración del arbolado, que en esta ocasión estará determinada por un año caracterizado por la escasez de lluvias. La poda llegará a 10.300 árboles, especialmente los ubicados en las aceras y alcorques de la ciudad, según indicó ayer el portavoz municipal Miguel Sainz, al informar de esta puesta a punto, que empezó a finales de octubre en lugares emblemáticos como El Espolón y que se prolongará hasta febrero con la implicación de 60 trabajadores.

Plataneros y japónicas

El total de ejemplares en los que se va a actuar supone el 53 por ciento del arbolado en alineación que hay en la ciudad, donde, en total, contando con todas las zonas verdes, parques y jardines, se contabilizan más de 42.000 ejemplares.

De entre los que se van a podar, 2.850 serán plataneros, que son los más numerosos (representan el 65 por ciento del total de esta especie en la ciudad) y también los que crecen de forma más rápida y descontrolada. «Se cortan las ramas del año para que el crecimiento no sea invasivo y no perjudique en exceso su salud», explicó el edil. También se actuará sobre 2.440 japónicas, el 98 por del total de esta especie en Logroño, «que se podarán con forma de bola» y unos 1.400 ejemplares de acacias y arces, que representan el 76 por ciento del total de esta clase de árbol.

Los criterios aplicados para la poda, según las características de cada ejemplar, son el mantenimiento y la formación del árbol, el desmoche de las copas y ramas principales, el terciado para reducir la copa del árbol o el apantallamiento por proximidad a fachadas. El portavoz del equipo de Gobierno recordó que recientemente el pleno municipal aprobó el Plan Director de Arbolado y Zonas Verdes, «como un primer paso para que, con criterios eminentemente técnicos, cada árbol ocupe su sitio y cada lugar tenga el árbol que necesita».

La campaña también incluirá, una vez que se finalice con las podas en las calles, con una actuación en parques y zonas verdes, para eliminar ramas caídas o que puedan provocar peligro «en casos, por ejemplo, de acumulación de nieve o como consecuencia de rachas de viento».

La actuación concluirá en febrero con una inspección general para eliminar las ramas rotas en aquellas calles donde no se ha realizado la poda.