La Rioja

Los alojamientos a temporeros en la campaña de vendimia crecieron el 140%

Integrantes de la Mesa de la Pobreza, ayer, antes de su comparecencia en la casa consistorial. ::
Integrantes de la Mesa de la Pobreza, ayer, antes de su comparecencia en la casa consistorial. :: / Antonio Díaz Uriel
  • El dispositivo de atención a los trabajadores estuvo abierto este año hasta el 30 de octubre, veinte días más de lo habitual

Ha sido la campaña más larga, con 41 días de duración, así que los números superan a los de las anteriores de largo, en general 20 días más cortas. Se iba a echar el candado el 16 de octubre, pero resultó que en aquella fecha todavía se alojaban en el polideportivo Espartero 182 personas, con lo que la clausura se pospuso hasta el día 30. Y todo porque la vendimia en La Rioja Alta no se generalizó hasta la semana del 12 de octubre.

Las 40 plazas del Centro Municipal de Acogida, junto a las que se disponen en el polideportivo Espartero para 160 personas, constituyen el recurso principal de atención. También se ofrecen 140 plazas de comedor social para cada servicio de comida y cena que esta campaña se han doblado 18 días. Hay duchas, un local para consigna, aseos portátiles y una caseta para guardar cartones, colchones y otros enseres.

En total, se han prestado 6.672 alojamientos, el 140% más que en el 2015. Y, de ellos, 1.299 en el Centro Municipal de Acogida y 5.373 en el polideportivo. Los servicios los han llevado a cabo los profesionales del Centro Municipal de Acogida, la Cocina Económica y el Proyecto Alasca, junto a más de 70 voluntarios de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones), Cocina Económica, Cruz Roja, Caritas, dos parroquias y personas a titulo individual.

El 5,5% de los atendidos eran españoles y el 94,5% población extranjera. Senegal, Malí, Guinea y Marruecos han sido las procedencias más frecuentes. Del total, sólo 5 usuarios no tenían la documentación en regla.

La Cocina Económica ha servido estas semanas de campaña 13.792 raciones, 6.556 comidas y 7.236 cenas, desde el 19 de septiembre. Y la consigna, gestionada por Caritas y Cruz Roja, se ha ocupado del equipaje de 206 usuarios.

Ayer, los integrantes de la Mesa por la Pobreza destacaron estas cifras. La concejal del área, Paloma Corres, indicó que si alguien tiene alguna sugerencia que hacer para mejorar la atención, por ejemplo en lo que se refiere al alojamiento, se analizará, si bien se fijó en que los usuarios prefieren la zona de la estación de autobuses y que, cuando hubo plazas en La Estrella, no iban.

También señaló que en los preparativos de los recursos han de estar más administraciones, sindicatos, Consejo Regulador e incluso otros ayuntamientos. «Para el año que viene intentaremos sumar», dijo, para recordar que este año Haro iba a abrir un dispositivo que después no puso en marcha por falta de demanda y que Fuenmayor tuvo el suyo durante ocho días. «La gente se queda en Logroño y no acude a otros dispositivos», apostilló también Jaime Caballero, de Cruz Roja.