La Rioja

Cascajos despide otra de sus líneas de naves vacías

Línea de naves vacías con fachada a Marqués de Larios vistas desde Poeta Prudencio, donde el derribo lleva en marcha toda esta semana.
Línea de naves vacías con fachada a Marqués de Larios vistas desde Poeta Prudencio, donde el derribo lleva en marcha toda esta semana. / MIGUEL HERREROS
  • Derribados los almacenes en desuso que quedaban en pie en Marqués de Larios

  • El PERI de reconversión industrial 16, ejecutado al 85%, quedaría pendiente de urbanizar tras el derribo de la vieja fábrica de P. Roldán

Ayer, CAR, Torroba y Borondo y Ambulancias Asiscar... Ahora, una línea de naves vacías, sin actividad desde hace años, que dan su adiós definitivo al barrio que ahora les rodea. Cascajos despide estos días varios almacenes, concretamente los que quedaban en pie en la calle Marqués de Larios, que están siendo derribados después de que finalizase el plazo para la salida de los mismos.

El PERI de reconversión industrial 16, concretamente el de Marqués de Larios y que hoy acoge, entre otros, el residencial 'Ciudad de Logroño' y los bloques de viviendas levantados frente a la subestación eléctrica -entre las calles Hermanos Hircio, Gustavo Adolfo Bécquer y Poeta Prudencio-, da un paso más para su conclusión.

Se trata, tal y como este mismo verano informó Diario LA RIOJA, de uno de los 20 PERIs delimitados en 1992 y que, ya vencidos, deberán recibir el impulso del Ayuntamiento de Logroño a partir de ahora, si bien es uno de los menos problemáticos al encontrarse ejecutado al 85%. Problemáticos urbanísticamente, porque lo cierto es que para el vecindario ha supuesto un verdadero quebradero de cabeza.

Desde la semana pasada en la zona trabaja maquinaria pesada para un derribo que ha ido haciendo desaparecer naves y almacenes desocupados y dando lugar a un gran solar en la zona. Y es que, tal y como se contempla en la correspondiente licencia para el derribo, «si no se prevé el comienzo de la nueva construcción del solar en el plazo de tres meses a partir de la finalización de las obras, se deberá cercar el mismo en alineación oficial con un vallado convenientemente acabado de dos metros de altura mínima».

Desde el Ayuntamiento de Logroño, y a preguntas de Diario LA RIOJA, se precisaba que de momento no hay comunicación oficial alguna al respecto y que la urbanización de la zona dependerá única y exclusivamente «de la voluntad de los propietarios» de la finca resultante.

La desaparición de la citada línea de naves, con decenas de metros de fachada, finalmente ha incluido también el número 28, donde la vieja fábrica 'Roldán' ha ido acumulado requerimientos municipales hasta este mismo verano. El último, de julio, reiterando las exigencias de cerramiento tras hasta dos intervenciones del Parque de Bomberos en junio por sendos incendios e incoando expediente sancionador por incumplimiento.