La Rioja

Gamarra propone congelar los impuestos municipales en 2017

vídeo

/ Fernando Díaz

  • El PP busca ahora consensuar las ordenanzas fiscales, que el año pasado fueron apoyadas por PSOE y C's

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Logroño ha propuesto a los grupos políticos del Consistorio un proyecto de ordenanzas fiscales para 2017 en el que se mantienen congelados todos los tributos municipales, con las mismas bonificaciones que ya se han aplicado este año.

La alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, ha presentado hoy el proyecto de ordenanzas fiscales de 2017, que llevará a Pleno el próximo 3 de noviembre; espera, ha dicho, contar al menos con el mismo apoyo que la ordenanza de 2016, que contó con el respaldo de Ciudadanos y el PSOE.

Gamarra ha detallado que el Ayuntamiento terminará 2016 con unos ingresos por tributos de unos 88 millones de euros, y con las bonificaciones específicas a familias y empresas deja de ingresar un millón, mientras que la reducción general del impuesto de bienes inmuebles (IBI) reducir los ingresos otro millón.

La alcaldesa ha subrayado que estas ordenanzas fiscales son posibles "gracias a la buena gestión del Ayuntamiento, que mantiene una de las presiones fiscales más bajas de España"; además ha resaltado la ordenanza fiscal incluye un apartado normativo sobre Transparencia fiscal y nuevos instrumentos de administración electrónica para estrechar la relación con los ciudadanos.

Gamarra ha recalcado que este proyecto "supone la consolidación de la bajada de impuestos y congelación de tributos que aprobamos el año pasado" con medidas dirigidas especialmente al "la política social por medio del apoyo a las familias, y al fomento de la actividad económica en la ciudad".

Reduciendo deuda

Así, Logroño "avanza en el modelo que veníamos implantando desde la anterior Legislatura de no cargar las economías domésticas ni a los emprendedores", algo que es posible "gracias a una gestión en la que obtenemos superávit y reducimos la deuda".

En este sentido, ha recordado que el Ayuntamiento logroñés acumula cuatro ejercicios en positivo y ha explicado que el endeudamiento del Consistorio, que se situó al final de 2015 en el 42,24% bajará al final de este ejercicio al 36,42% lo que supone la cifra menor alcanzada.

La alcaldesa ha repasado algunas de las bonificaciones que se mantendrán el próximo ejercicio, si esta ordenanza se aprueba, como la reducción general -salvo para grandes superficies comerciales- del tipo impositivo del impuesto de bienes inmuebles (IBI), que seguirá en el 0,59 por ciento, en vez del 0,60.

También en el IBI existe una bonificación fiscal del 95% a las nuevas actividades económicas en los dos primeros años y del 40% en los dos siguientes; se concede además una bonificación en el IBI del 50% para los comerciantes minoristas (del 75% para quienes se ubican en el Casco Antiguo) y para los centros especiales de empleo.

En el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) se concede una bonificación del 50% en determinadas actividades industriales implantadas en Logroño, otras consideradas de interés o utilidad municipal, o para las que mantengan su actividad empresarial y para los centros especiales de empleo.

En el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), se mantiene una rebaja de un 30%, para las actividades industriales de nueva implantación y para las ya existentes que acometan una ampliación de sus instalaciones.

Estas medidas para potenciar la creación de actividad económica se unen a otras "ya consolidadas y reconocidas por los logroñeses", como la eliminación de la tasa de apertura de establecimientos o la supresión durante los dos primeros años de los precios públicos para los nuevos puestos del Mercado de San Blas.

Familias numerosas

Se mantienen las bonificaciones en el IBI y la tasa de agua a familias numerosas o de acogida; también sigue la reducción del 50% en el impuesto de construcciones para adaptar instalaciones y viviendas a personas con discapacidad

Gamarra ha explicado que este año, con esas bonificaciones, el Ayuntamiento ha dejado de ingresar casi dos millones de euros, la mitad de ellos por la reducción general del IBI, y otros 600.000 euros por la bonificación al impuesto de plusvalías cuando una vivienda se dedica a vivienda habitual de herederos.

La ordenanza incluirán dos novedades relacionadas con el incremento de la transparencia y la cercanía al ciudadano.

Así, se aprueba una normativa específica en materia de transparencia fiscal que amplía los contenidos que en materia de información fiscal y tributaria se aprobaron con la entrada en vigor de la Ordenanza de Transparencia en diciembre de 2015.

Además, se contempla la puesta a disposición de los logroñeses de nuevos instrumentos relacionados con las TIC "que supondrán un importante avance en la administración electrónica y contribuirán a estrechar la relación entre el contribuyente y su ayuntamiento".