La Rioja

Voluntarios, ayer en las escaleras del Ayuntamiento. :: díaz uriel
Voluntarios, ayer en las escaleras del Ayuntamiento. :: díaz uriel

Una campaña utilizará las redes sociales para captar nuevos voluntarios

  • La Federación Riojana de Voluntariado indica que el mayor déficit se centra en las tareas de cuidado de mayores y enfermos

Aunque cada vez hay más hombres, el perfil del voluntariado corresponde al de una mujer de entre 30 y 45 años, con estudios universitarios y que dedica a la labor social entre una y quince horas mensuales. Estos datos se conocieron ayer durante la presentación de la campaña '¿Conoces la red social más feliz de La Rioja?', que lleva por lema 'Miles de voluntarios forman la red más social y solidaria de La Rioja. Únete a ella. Hazte voluntario' y con la que se quiere captar nuevos compromisos bajo la idea de que «ser voluntario engancha» por las satisfacciones que concede.

La campaña, patrocinada por el Ayuntamiento de Logroño, consistirá en la colocación durante los próximos días de más de mil carteles y el reparto de trípticos informativos. Como novedad, también se difundirán a través de la redes sociales y del portal www.voluntariadosocial.org los testimonios de voluntarios que contarán sus experiencias. El concejal de Voluntariado, Miguel Sainz, mostró su confianza en que la campaña sirva como «elemento de reclamo para aquellas personas que están en duda y para despertar las vocaciones de aquellos que la tienen, pero que no lo saben».

La concejala de Familia, Paloma Corres; el presidente de la Federación Riojana de Voluntariado Social, Emilio Carreras; y la coordinadora de actividades, Lourdes Pascual, explicaron los detalles de esta nueva convocatoria que, confiaron, incrementará el número de voluntarios. La Rioja cuenta con unos 7.000 voluntarios, la mitad de ellos en Cruz Roja y Cáritas, pero el listado de la Federación de Voluntariado Social incluye hasta 40 entidades sociales. Lourdes Pascual señaló que en el ámbito de los mayores y los enfermos «es donde se detectan más carencias, porque el número de voluntarios es menor».